Por Seol Song Ah
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://english.dailynk.com/english/read.php?num=15049&cataId=nk01500

La agencia de inteligencia y seguridad de Corea del Norte ordenó a las tropas estacionadas a lo largo de la frontera con China en la provincia de Ryanggang que realicen operaciones de contrabando. Las líneas de vida financieras del régimen se han visto muy afectadas por la aplicación de las sanciones por parte de China, que fueron adoptadas a través de las Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. En respuesta, las autoridades de Pyongyang ahora se están involucrando más en el contrabando ilegal.

“Funcionarios de la agencia de inteligencia recientemente recorrieron la región fronteriza y crearon escuadrones en el área para cooperar con operaciones de contrabando”, dijo una fuente interna de la provincia de Ryanggang durante una llamada telefónica con Daily NK el 28 de febrero. “Las organizaciones involucradas en el contrabando son entidades que operan bajo el paraguas de la Oficina 39, que tiene la tarea de captar fondos para el partido, incluida la Oficina de Kumgang, la Oficina de Enlace con el Extranjero 7.27 y la Mirim Shipping Company”.

“Es inusual que la agencia de inteligencia ordene a las compañías comerciales bajo el control del partido que orquesten operaciones ilegales de contrabando. La Oficina de Aduanas de Hyesan fue recientemente bloqueada, por lo que [las autoridades de Corea del Norte] aparentemente se han vuelto más envueltas en sus esfuerzos por ganar dinero para el Partido”, continuó la fuente.

La Mirim Shipping Company fue designada en disposiciones contenidas en la Resolución 2321 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, adoptada en 2016 después de que el Norte realizara su quinta prueba nuclear. Los últimos acontecimientos destacan los intentos de las autoridades de evadir las sanciones.

La Oficina de Enlace con el Extranjero 7.27 actúa como brazo generador de divisas de la Oficina de Enlace Extranjero, que es responsable de llevar a cabo el espionaje contra Corea del Sur. Esto significa que incluso dentro de esta agencia de espionaje, la principal responsabilidad de los oficiales relevantes será la obtención de divisas, en lugar del espionaje.

La Oficina 39 tiene la tarea de acumular fondos para mantener a Kim Jong Un en el poder. Esto está alimentando la especulación entre algunos observadores de que esta nueva directiva puede haber venido del propio Kim Jong Un.

Cuando se le preguntó acerca de esta posibilidad, la fuente dijo: “La agencia de inteligencia no habría podido instruir a las compañías comerciales bajo el control del Partido para participar en operaciones de contrabando si no fuera por el consentimiento del máximo líder [Kim Jong Un]. Después de que el estado del ministro de Seguridad del Estado, Kim Won Hong, cayera y fuera despedido, la lealtad de la agencia de inteligencia ha estado bajo escrutinio, y se le pide que ayude a proporcionar fondos al partido”.

Hasta hace poco, las unidades militares, incluida la 25ª Brigada de guardias fronterizos y el 10º Cuerpo del Ejército Popular de Corea, tenían la tarea de controlar las operaciones de contrabando y deserción en las regiones de Hyesan, Yonbong, Kangan y Samsu. Sin embargo, el nuevo pedido requiere unidades en Hyesan para coordinar con la Oficina de Kumgang, unidades en Kangan para coordinar con la Oficina de Enlace Extranjero 7.27, y unidades en Samsu para trabajar con Mirim Shipping Company.

“Los escuadrones militares pertinentes que son responsables de proteger la frontera han recibido órdenes de la agencia de inteligencia de proporcionar a las compañías comerciales automóviles, transporte y protección. Si las operaciones de contrabando no logran proporcionar fondos para el Partido [de Kim Jong Un], los funcionarios militares que supervisan las tropas en la provincia de Ryanggang probablemente serán despedidos, por lo que están haciendo todo lo posible”, dijo una fuente independiente en la provincia de Ryanggang.

“A medida que la Aduana de Hyesan queda bloqueada, la región fronteriza de la provincia de Ryanggang se está transformando en una zona nacional de contrabando. El principal beneficiario de la actividad es el Partido, ya que las ganancias no se reparten entre la agencia de inteligencia, los guardias fronterizos y las empresas comerciales”.

Esta no es la primera vez que las autoridades ordenan operaciones de contrabando. Desde fines de la década de 1970, un grupo de compañías que actúan bajo las órdenes de la Oficina 39 y las embajadas de Corea del Norte han contrabandeado y vendido ilegalmente productos que van desde drogas ilícitas hasta medicamentos farmacéuticos.