Por Jang Seul Gi
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=15014&cataId=nk02501

[Imagen superior: Los analistas de Corea del Norte y los líderes de derechos humanos se reunieron el 13 de febrero para conmemorar el 48 aniversario del secuestro de un vuelo de Korean Airlines y de sus pasajeros por parte de Corea del Norte. Imagen: Daily NK]

Los líderes de la comunidad de derechos humanos en Seúl han estado llamando la atención sobre las continuas violaciones de los derechos humanos cometidas por el régimen norcoreano, rechazando la última “ofensiva de paz” del Norte en torno a los Juegos Olímpicos de Pyeongchang y la acogedora actitud del gobierno surcoreano hacia el Norte.

El 13 de febrero, se llevó a cabo una mesa redonda patrocinada por Teach North Korea Refugees (TNKR) en la Asamblea Nacional, que conmemora 48 años desde el secuestro del vuelo YS-11 de Korean Airlines (KAL) y el posterior secuestro de sus pasajeros en 1969.

“Estamos en una situación donde los crímenes de lesa humanidad de Corea del Norte están siendo olvidados en medio de la participación del Norte en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang y el descongelamiento de las relaciones con el Sur”, dijo en el evento el profesor de la Universidad de Yonsei y ex embajador para los Derechos Humanos Lee Jung Hoon. “Es imperativo que empleemos un enfoque multifacético para garantizar la repatriación de los pasajeros de KAL (que aún están en manos de Corea del Norte)”, continuó.

El 11 de diciembre de 1969, el vuelo KAL YS-11 con 4 tripulantes y 46 pasajeros despegó hacia el aeropuerto Gimpo cerca de Seúl desde Gangneung en la costa este, pero fue secuestrado por un operativo norcoreano y trasladado a Corea del Norte. Treinta y nueve de los pasajeros secuestrados fueron devueltos al sur el 14 de febrero de 1970, pero 11 han sido retenidos por Corea del Norte, su destino desconocido hasta el día de hoy.

La mesa redonda del martes involucró a los participantes que abogan por la repatriación de estas víctimas de secuestro restantes, respaldada por el material de los hallazgos de la Comisión de Investigación de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos en Corea del Norte (COI).

Hwang In Cheol, uno de los pasajeros de KAL que fue devuelto y un representante del grupo de las víctimas secuestradas y sus familias, fue el orador principal en el evento. “Si bien el gobierno de Corea del Sur considera técnicamente que las víctimas de secuestro pertenecen a la categoría de ‘familias divididas’ y ha solicitado su asistencia a reuniones familiares, permiten que Corea del Norte salga simplemente diciendo que ‘no pueden confirmar el estado’ (del resto de las 11 personas), sin ninguna consecuencia “, dijo Hwang en su discurso. “El gobierno de Corea del Sur se niega a presionar a las autoridades de Corea del Norte sobre el tema de estas víctimas”.

Otro miembro del panel, el director del Instituto Nacional de Desarrollo Kim Seok Woo, criticó al gobierno de Corea del Sur por no cumplir con su deber. “El COI de la ONU ha confirmado que Corea del Norte se involucró en planes de secuestro sistemáticos y organizados, que constituyen violaciones graves de los derechos humanos”, dijo Kim. “Es responsabilidad de nuestro gobierno ejercer la presión adecuada sobre las autoridades de Corea del Norte para que reconozcan sus crímenes”.

“El presidente estadounidense Donald Trump enfatizó recientemente los abusos de los derechos humanos en Corea del Norte durante su discurso sobre el Estado de la Unión, y el vicepresidente Mike Pence también se ha centrado en abordar sus violaciones, reunirse y conversar cara a cara con los desertores”, continuó Kim. “El gobierno de Corea del Sur debe igualmente exigir el fin de los abusos contra los derechos humanos del Norte y presionar fuertemente al Norte para repatriar a las víctimas del secuestro de KAL”.

Destacando lo que llaman la actitud pasiva del gobierno de Corea del Sur sobre el tema, los participantes señalaron los esfuerzos más proactivos del gobierno japonés para recuperar a sus ciudadanos secuestrados de Corea del Norte.

“Si bien el papel de las organizaciones internacionales como la Cruz Roja es de vital importancia, la voluntad y las acciones del gobierno son el factor más importante”, dijo el Profesor Lee, señalando el ejemplo de la Organización para Secuestros de Ciudadanos Japoneses por Corea del Norte, que opera bajo el gobierno japonés.

Esta organización está encabezada por el primer ministro japonés Shinzo Abe e involucra a todos los principales ministros de departamento del gobierno que trabajan juntos para resolver el problema del secuestro de ciudadanos de su país por parte de Corea del Norte.

Lee aplaudió la gestión de la organización por parte del gobierno japonés y señaló que “es capaz de formar una política integral sobre las víctimas del secuestro y hacer una campaña agresiva por su causa ante la comunidad internacional”.

Mientras el Norte continúa con su última “ofensiva seductora”, existe una creciente preocupación sobre si el Sur intentará abordar los crímenes de lesa humanidad del Norte. “Actualmente, hay una falta de presión sobre el Norte, lo que significa que su ofensiva seductora en curso no resultará en nada más que una promoción de su propaganda”, dijo el Director Kim. “Más que nunca antes, es vital seguir adelante aplicando las sanciones de la ONU “