Por Brian Padden
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.voanews.com/a/north-korea-cheer-squad-at-olympics/4252907.html

[Imagen superior: Las animadoras de Corea del Norte cantan al unísono antes de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 en Pyeongchang, Corea del Sur, viernes 9 de febrero de 2018.

Las ofensiva olímpica cautivadora de caras alegres de Corea del Norte se preparan cuidadosamente y se vigilan constantemente para garantizar que presentan una imagen atractiva para el mundo y para evitar que cualquiera de ellas intente desertar.

El escuadrón de animadoras femenino de más de 200 miembros, vestido a menudo con trajes de invierno de color rojo a juego, es el mayor contingente de la delegación de Corea del Norte que participa en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang en Corea del Sur. Han sido destacados cantando y animando al equipo de hockey femenino coreano unificado.

002Animadoras de Corea del Norte en los Juegos Olímpicos de Invierno Pyeongchang 2018 el 14 de febrero de 2018.

El miércoles, el escuadrón de animación de Corea del Norte y los fans surcoreanos se unieron en un canto de unificación, con las animadoras gritando “Somos”, y los admiradores respondieron: “Uno”, mientras esperaban la competencia de esquí alpino, que finalmente se pospuso debido a los fuertes vientos.

A menudo llamado el “ejército de bellezas” de Corea del Norte, su participación en los Juegos Olímpicos es vista por muchos como un símbolo esperanzador de la reconciliación intercoreana. Pero otros los ven simplemente como una bonita máscara para mejorar la imagen de estado represivo que amenaza al mundo con su continuo desarrollo de armas nucleares y misiles balísticos de largo alcance.

Tal vez el miembro más famoso de la equipo de animación es Ri Sol Ju, la esposa del líder norcoreano Kim Jong Un. A la edad de 16 años, participó en el Campeonato Atlético Asiático 2005 en Corea del Sur.

003En esta foto de 2005, las animadoras femeninas de Corea del Norte, incluida una mujer (a la derecha) que se cree que es la actual esposa del líder norcoreano Kim Jong-Un, Ri Sol-Ju, asisten al Campeonato Asiático de Atletismo 2005 en Incheon.

Cualquiera que sea su intención, el equipo de animación de Corea del Norte está meticulosamente orquestado y estrechamente controlado. Permanecen recluidas en un lugar remoto a unos 50 kilómetros al norte de Pyeongchang, viajan en autobuses con escoltas policiales surcoreanos y siempre están acompañados por oficiales de seguridad norcoreanos, incluso en sus idas y venidas al baño.

Corea del Sur pagará 2,64 millones de dólares para cubrir los costos de hospedaje de toda la delegación de Corea del Norte con más de 400 miembros, e incluye el equipo de animación, atletas, orquesta, artistas de taekwondo, periodistas y personal de apoyo.

“Con el apoyo de la participación de la delegación norcoreana en los Juegos Olímpicos de PyeongChang, el gobierno hace todos los esfuerzos posibles para garantizar el éxito de los Juegos Olímpicos de la Paz y la oportunidad de reconciliación y cooperación entre las dos Coreas”, dijo el portavoz del Ministerio de Unificación Baik Tae -hyun el miércoles.

004Animadoras de Corea del Norte en un evento de esquí alpino en los Juegos Olímpicos de Invierno Pyeongchang 2018 el 14 de febrero de 2018.

Riesgo de deserción

La estrecha seguridad que rodea al equipo de animación refleja las medidas que está tomando el gobierno de Corea del Norte para evitar que alguien busque asilo en Corea del Sur. La selección de animadoras de familias más acomodadas, que asisten a universidades de élite y que no tienen parientes que vivan en el extranjero, también reduce el riesgo de posibles deserciones.

Han Seo-hee, un desertor norcoreano en el sur, que en algún momento fue animador norcoreano, dijo que las jóvenes atractivas y altas elegidas para el equipo de animación se someten a un intenso entrenamiento ideológico para asegurar su lealtad al estado y, en particular, a líder Kim Jong Un.

Se les dice que no participen a nivel personal con los surcoreanos con los que entran en contacto, y también se les ordena que informen sobre cualquier comentario o comportamiento inapropiado de los miembros de su equipo.

“Están educados para vigilarse el uno al otro”. Se someten a autocrítica y critican a los que estaban monitoreando “, dijo Han.

005Las animadoras de Corea del Norte agitan banderas antes de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 en Pyeongchang, Corea del Sur, viernes 9 de febrero de 2018.

El escuadrón de Han dependía del Ministerio de Seguridad del Pueblo, una agencia nacional encargada de hacer cumplir la ley y dice que les dijeron que intentar escaparse pondría en peligro la vida de sus familias.

“Dijeron que si traicionas a tu país, estás traicionando a tu familia. En otras palabras, aunque no fue dicho, se puede inferir que si usted deserta, su familia no estará a salvo “, dijo Han.

Interacción de Hockey

Los 12 jugadores de hockey de Corea del Norte también están separados de sus compañeros de equipo de Corea del Sur en un edificio diferente dentro de la aldea de atletas olímpicos. El equipo unificado come junto aunque los cuidadores del gobierno vigilan a los norteños.

Los jugadores del sur, sin embargo, dicen que el equipo se está uniendo a pesar de algunos resentimientos iniciales sobre la decisión a último minuto de crear un equipo unificado. La entrenadora del equipo Sarah Murray dijo en el vestuario esta semana que estaban cantando juntos, y las jugadoras del sur estaban enseñando a sus compañeros del Norte “cómo bailar K-pop”.

El grupo de defensa Human Rights Watch (HRW) calificó el alcance olímpico de Corea del Norte como “un esfuerzo significativo de compromiso y cooperación”, pero agregó que a largo plazo debería juzgarse sobre si conduce a “mejoras concretas en la vida del pueblo que sigue sufriendo en Corea del Norte”.

006.jpgAnimadoras de Corea del Norte miran un partido femenino de hockey sobre hielo entre Corea y Japón en Gangneung, Corea del Sur, el 14 de febrero de 2018.

Corea del Norte es “uno de los Estados autoritarios más represivos del mundo”, según un informe de 2018 HRW que señala restricciones de viaje estrictas y castigos por ponerse en contacto con el mundo exterior, entre la lista de abusos contra los derechos humanos.

Un informe de 2014 de las Naciones Unidas también documenta las continuas atrocidades en Corea del Norte que incluyen una red de campos de prisioneros políticos y abusos sistemáticos contra los derechos humanos, incluidos el asesinato, la esclavitud, la tortura y la violación.