Por Kim Chae Hwan
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=15002&cataId=nk01500

Un oficial del ejército de Corea del Norte ha sido condenado a ejecución bajo los cargos de malversación de bienes del estado. El oficial, un jefe de suministros de la retaguardia en la Segunda División del Primer Cuerpo, estaba estacionado en Ipo-ri, condado de Kumgang, provincia de Kangwon.

“Este oficial de alto rango (entre un primer teniente y un capitán del ejército de Corea del Sur) vendió 3,5 toneladas de petróleo crudo para su beneficio personal en los últimos dos años. Los cargos fueron dictados por el Comandante Supremo [Kim Jong Un] el 1 de febrero”, dijo una fuente en la provincia de Kangwon durante una llamada telefónica con Daily NK el 8 de febrero.

El aumento de las sanciones internacionales está poniendo límites a la importación de petróleo crudo en el país. Esto puede afectar la capacidad operativa del ejército, del cual el régimen depende para mantener el poder. Se cree que el severo castigo indica la conciencia del régimen sobre esta dinámica.

Según la fuente, si los suministros de petróleo no son confiables, gran parte de la maquinaria militar pesada del país se volvería inútil como herramientas prácticas de guerra. Los vehículos blindados, los buques de guerra, los carruajes de armas y los aviones de combate requieren diesel y otras formas de combustible. Además, si los militares no pueden mantener sus líneas de suministro, la infantería sufrirá escasez y se volvería ineficaz.

Algunos creen que el oficial acusado es un chivo expiatorio. Los funcionarios de alto rango, que probablemente recibieran una parte de las ventas de petróleo en forma de sobornos, pueden haber entregado al oficial para salvarse del castigo.

Cuando se le preguntó al respecto, la fuente dijo: “Este oficial vendía petróleo y se embolsó el dinero durante dos años. Eso es mucho tiempo. Es impensable que pudiera haberlo logrado solo. Parece que confiaba en los funcionarios superiores, y luego se convirtiera en una víctima de esa confianza”.

Las autoridades de Corea del Norte han adoptado contramedidas para evitar incidentes similares en el futuro. “El Ejército Popular de Corea (EPC) convocó una reunión de emergencia. Se emitió una orden pidiendo mayores controles y monitoreo de los suministros de petróleo de todo el ejército”, explicó la fuente.

Una fuente independiente en la provincia de Kangwon dijo que no se sabe si el oficial ya fue ejecutado, pero que “dado que la atención del mundo está en Corea del Norte, es probable que la ejecución se haya llevado a cabo en secreto”.

Como informó Daily NK, las autoridades de Corea del Norte se han abstenido desde diciembre de 2016 de realizar juicios públicos y ejecuciones tras una investigación sobre abusos contra los derechos humanos perpetrados por el Ministerio de Seguridad del Estado.