Unification Media Group
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14992&cataId=nk01502

[Imagen superior: Una tienda en la región central de Pyongyang. Dentro del cuadrado rojo, en el letrero del almacén, el texto dice: ‘Grandes almacenes infantiles de Pyongyang’. Esto significa que la tienda pertenece a una tienda por departamentos más grande. Imagen: Daily NK]

Unificación Media Group (UMG): La península de Corea se encuentra en medio de una ola de frío, lo que puede explicar por qué los mercados al aire libre aquí en Corea del Sur no han estado muy concurridos en estos días. Para conocer las últimas condiciones del mercado en Corea del Norte, nos dirigimos al periodista Kang Mi Jin.

Kang Mi Jin (Kang): Se ha vuelto un poco más cálida desde la semana pasada, pero el frío sigue causando que algunas empresas minoristas permanezcan cerradas debido a la falta de clientes.

Corea del Norte es aún más fría que el sur. Me imagino que, dado el clima frío, sus residentes son extremadamente reacios a dirigirse a los mercados. Con temperaturas por debajo de menos 35 grados Celsius (-31 grados Fahrenheit), no me sorprendió cuando escuché decir a una fuente interna que algunos residentes en la región alpina del norte de la provincia de Ryanggang prefieren quedarse en casa en lugar de salir.

UMG: Me imagino por qué estos residentes querrían quedarse en casa en lugar de permanecer de pie todo el día en los mercados, pero si no salen, ¿no les resulta difícil ganarse la vida y mantener a sus familias?

Kang: Tenía la misma preocupación y le pregunté sobre eso durante una reciente conversación telefónica con una fuente norcoreana. La fuente respondió diciendo: “Trabajamos para mantenernos a nosotros mismos. Incluso si no salimos a vender en el jangmadang, todavía podemos encontrar una manera de sobrevivir”. Este tipo de declaración es una indicación de la resistencia que los norcoreanos han adquirido desde que comenzaron a alejarse de la dependencia del estado. y hacia sus propios métodos para sobrevivir a principios de la década de 2000.

Según la fuente, los residentes saben quién vende qué en los mercados cercanos a sus hogares. Entonces, incluso si no van a los mercados, pueden ir a las casas de los demás para comprar y vender. Además, debido a que ocasionalmente se toman medidas represivas contra los productos chinos, en realidad puede ser más seguro vender productos desde la propia casa que en los mercados.

Incluso los residentes que ofrecen productos al por mayor están optando por comerciar desde la seguridad de sus propios hogares.

UMG: ¿Pero las autoridades no están notando esta tendencia y tomando medidas para bloquearla?

Kang: Recientemente, las autoridades de la provincia de Ryanggang han comenzado a reprimir la actividad del mercado, tratando de impedir que los residentes vendan desde sus casas. Hay informes frecuentes de residentes detenidos en la provincia de Ryanggang.

Sin embargo, si los residentes detenidos ofrecen suficientes sobornos al oficial que los arresta, hacen como que no han visto nada. En algunos casos, los residentes se ponen duros ante los oficiales y les dicen que no están vendiendo nada en sus casas.

Una vez que ocurre una ofensiva en las cercanías las noticias circulan rápidamente por todo el vecindario, y los comerciantes informan con prisa. El papel de los teléfonos móviles en este proceso es clave. Los mercaderes saben que una ofensiva cerca de donde viven significa que son vulnerables. Entonces esta información les ayuda a mantenerse en guardia.

UMG: ¿Por qué las autoridades están tomando represalias contra los comerciantes que venden desde sus casas?

Kang: Los residentes que venden en los mercados están obligados a pagar una impuesto por puesto. Esta es una tarifa dada a las autoridades locales que permite al comerciante vender sus productos en el mercado por un día. Por lo tanto, los residentes que venden desde sus casas se saltan esta tarifa. La represalia se puede ver como una forma de asegurarse de que esta fuente de ingresos permanezca abierta.

La mayoría de los comerciantes en el mercado establecen un puesto y pagan una parte mensual de sus ganancias a la entidad estatal relevante, como la oficina de administración de negocios. En algunos lugares, como Pyongyang o Pyongsong, los comerciantes instalan puestos en las calles y pagan un soborno que representa un porcentaje determinado de sus ganancias a la organización pública.

UMG: Parece que las autoridades ingresas muchos impuestos a través de este método. Entonces esto me hace aún más curioso por qué está ocurriendo la represalia.

Kang: Muchos de los residentes que venden desde sus casas simplemente le dicen a la organización pública que no pudieron hacer ninguna venta y luego no pagan los impuestos. Es por eso que se incentiva a las autoridades locales para alentar a los residentes a vender en los mercados.

Cuando estaba en Corea del Norte, hice ventas desde mi casa. Operaba bajo el nombre del Comité Popular. Esto significa que les daba el 30% de mis ganancias. Durante los primeros meses, les di exactamente lo que estaban pidiendo, pero cuando los tiempos eran escasos y las ventas disminuían, se hacía difícil enviar el 30% completo. Durante esos tiempos les decía que no vendía tanto y les pagaba menos.