Por Kang Mi Jin
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=15000&cataId=nk01500

En línea con las medidas para aliviar las sanciones y lograr el reconocimiento como miembro normal de la comunidad internacional, Corea del Norte ha ordenado recientemente que los órganos de alto nivel utilicen los Juegos Olímpicos como base para identificar a los inversores extranjeros y establecer nuevas operaciones de divisas en el país.

“Con motivo de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang en Corea del Sur, se ordenó a los sectores deportivos, de la construcción y otros reclutar inversores extranjeros”, dijo una fuente en Pyongyang a Daily NK el 6 de febrero. “Las autoridades están desesperadas por nuevas fuentes de divisas ya que la mayoría de las compañías de construcción en Corea del Norte en estos días están teniendo problemas para adquirir materiales de construcción”.

Ahora se espera que los comerciantes afiliados al gobierno amplíen sus operaciones y adquieran más inversiones extranjeras que antes, a pesar de la continua tendencia a la baja como consecuencia de las sanciones internacionales.

“Los departamentos de ciencia y tecnología y las industrias de fabricación de materiales recibieron pedidos para encontrar nuevos inversores a través de sus operaciones en el extranjero”, agregó la fuente.

Pero tal habla de “encontrar inversores extranjeros” es mucho más fácil decirlo que hacerlo para Corea del Norte. Según los informes, los funcionarios que reciben estas órdenes están preocupados de que las recientes medidas de las autoridades centrales para promover una nueva imagen de paz durante las Olimpiadas no sean suficientes para superar la reputación duradera del Norte como socio comercial poco confiable.

“(El Norte) tenía inversionistas de China e incluso de Canadá en 2016, pero se ha vuelto casi imposible encontrar inversores desde el año pasado”, dijo la fuente, y agregó que los funcionarios están sintiendo una presión extrema y estrés por los últimos pedidos.

Según una fuente adicional en Pyongyang, las organizaciones encargadas de llevar a cabo las órdenes expresan su frustración por las pruebas nucleares y de misiles de Kim Jong Un, que creen que están asustando a potenciales inversores.

Transmitió una conversación que tuvo con una persona que trabaja para un órgano del gobierno central, que bromeó: “¿Creen que será fácil encontrar inversores extranjeros cuando todo el mundo está en contra de nosotros? Ya nos piden que saquemos dinero de la tierra y el cielo, y ahora nos están pidiendo que busquemos más dinero donde no existe”.

A pesar de las dificultades que se esperan para llevar a cabo las órdenes, las personas y las empresas intentan mostrarse ansiosamente complacientes a fin de evitar ser el chivo expiatorio en el caso del fracaso del plan.

“Los funcionarios han notado que esperan que varias personas sean despedidas al final de todo esto”, dijo. “Muchos también se están quejando por la inutilidad de participar en las Olimpiadas, diciendo que solo les traerá más problemas”.