Por Lee Sang Yong
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14984&cataId=nk01500

[Imagen superior: Durante un incidente el noviembre del año pasado, soldados norcoreanos (en círculo rojo) en el Área de Seguridad Conjunta (JSA) se les ve disparando hacia un compañero soldado que desertó a Corea del Sur a través de la zona desmilitarizada. Imagen: Comando de la ONU]

Mientras Corea del Norte continúa con su ofensiva carismatica coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Pyeongchang, las fuentes dentro del país informan que las autoridades han iniciado una nueva ofensiva contra las deserciones. La dramática deserción de un soldado norcoreano a través de la zona desmilitarizada a fines del año pasado, captada por cámara y transmitida por todo el mundo, sirvió como una llamada de atención a las autoridades por su incapacidad para evitar deserciones.

“Se envió un aviso a todas las unidades militares en el área el 20 de enero a las 9:00 a.m. con órdenes de arrestar a todos los que intenten desertar y que todos los movimientos de los soldados sean gestionados cuidadosamente”, dijo una fuente en la provincia de Kangwon a Daily NK en 30 de enero.

“La orden establece que en la provincia de Kangwon, especialmente en las áreas de Chorwon, Pyonggang, Kimhwa, Kumgang y Kosong, etc., las tres ramas de militares recibirán refuerzos especiales de represión naval para que se ayuden mutuamente (para llevar a cabo las órdenes)”, agregó.

Las autoridades se están centrando en erradicar la posibilidad de futuras deserciones y evitar escenarios similares a la deserción de un soldado del año pasado a través del Área Conjunta de Seguridad (JSA).

Corea del Norte también busca poner freno a la disciplina militar en la provincia de Kangwon debido a los eventos conjuntos Norte-Sur que tienen lugar en la estación de esquí Masik Pass en la región.

Junto con los militares, las agencias de aplicación de la ley han recibido órdenes similares.

“El Ministerio de Seguridad del Estado (MSE) y el Ministerio de Seguridad Popular (MSP) recibieron una orden el 18 de enero escrita con la letra de Kim Jong Un, que les pedía que revisaran todas las situaciones que involucran soldados con permisos, como aquellos que afirman haberse ido de pesca”, dijo otra fuente. “La orden tiene como objetivo evitar que los soldados deserten en bote”.

Según una fuente independiente en la provincia de Kangwon, la orden también detalla el proceso de investigación utilizado para el caso de los pescadores que desembarcaron en Japón y regresaron a Corea del Norte a fines de 2017. Según informes, los agentes de seguridad que investigan el caso llevaron a cabo interrogatorios en el supuesto de que los pescadores fueran espías, y la última orden de represión está utilizando este ejemplo como modelo para futuras investigaciones.

Agregó que la orden también puede ser un intento de eliminar el sistema existente donde los soldados pagan sobornos para que se les conceda un permiso.

“Las autoridades están amenazando con comenzar a considerar un acto de traición trabajar con armadores independientes”, dijo. “El MSE y MSP tienen la tarea de llevar a cabo las órdenes de Kim Jong Un para evitar este tipo de situaciones y erradicar las deserciones”.