• Y de cómo un grupo simpatizante de Corea del Norte obtiene grandes beneficios por facilitar acceso al país
  • Fuentes y reportes independientes apuntan a que el líder de KFA está cobrando tarifas escandalosas, exagerando su propio estatus en el Norte

Por Ole Jakob Skåtun
Traducido por Josue de Juan
Usado con permiso
Fuente / Source https://www.nknews.org/2015/01/capitalist-credentials-n-korea-sympathizer-groups-huge-profit-on-access-to-country/?c=1517552124788 (acceso solo a suscriptores)

NOTA: Ni el blog Corea del Norte Libre ni el autor del mismo se hacen responsables de las opiniones e investigaciones del artículo.

Prometiendo un acceso a Corea del Norte sin precedentes, la Asociación de Amistad con Corea pro-Pyongyang (KFA) está cobrando tarifas marcadamente altas para traer cineastas, artistas y turistas al país, según fuentes cercanas a la organización y sus actividades reveladas a NK News.

A pesar las credenciales socialistas honorarias de Corea del Norte vistas en su sitio web, la información obtenida por NK News muestra que las tarifas cobradas por KFA por facilitar proyectos de cine y arte en Corea del Norte con frecuencia superan los 50.000 euros (un poco más de 60.000 dólares o 45.000 libras esterlinas), una cantidad que otras fuentes en la industria de viajes de Corea del Norte dicen que deja a la KFA con un margen de ganancias mucho más allá de lo justificado.

Fundada en 2000, la KFA y su líder, Alejandro Cao de Benos, han creado un nicho para facilitar las actividades culturales y comerciales extranjeras en Corea del Norte, así como visitas turísticas. Según su sitio web, la KFA cuenta hoy con “delegados oficiales” en 40 países, y Cao de Benos, un ciudadano español que afirma tener ciudadanía honoraria de Corea del Norte, ha sido retratado por varios medios de comunicación occidentales como uno de los pocos occidentales con acceso real al país.

Pero las fuentes indican que la KFA no solo no siempre brinda el acceso prometido, sino que también puede estar haciendo tales promesas sin el conocimiento de las autoridades norcoreanas. Varias fuentes, incluido un ex miembro de KFA, también cuestionan la supuesta ciudadanía honoraria y de delegado especial de Cao de Benós, presentándolo como poco confiable, de mal genio y explotando la naturaleza cerrada y reservada de Corea del Norte para inflar los precios para quienes buscan acceso al país.

002Alejandro Cao de Benos en una concentración en Pyongyang | Imagen: NK Econ watch

CUENTA BANCARIA PERSONAL

David Kinsella, un cineasta irlandés radicado en Noruega, realizó dos viajes a Corea del Norte organizados por la KFA, durante dos semanas, primero en agosto de 2011 y luego al año siguiente, como parte de un proyecto de película que fue lanzado en 2015.

“Si tienes mucho dinero y mucho tiempo, puedes hacerlo”. Pasaron dos años para poder entrar, luego un año de rodaje”, dijo Kinsella a NK News, declinando comentar sobre el precio específico que pagó por su viaje.

Pero la información obtenida a través de una fuente de KFA, sin embargo, muestra que mientras Kinsella pagó un total de 7.500 euros por el primer viaje, supuestamente pagó 40.000 euros por adelantado a Cao de Benos para el segundo viaje, durante el cual se llevó a cabo la mayor parte del rodaje.

Kinsella dijo que “todos tienen que pagar mucho dinero para filmar allí”. Tienes que seguir sus reglas si quieres hacer algo así”. Y aunque la producción de películas en Corea del Norte suele ser relativamente costosa, las fuentes con experiencia que organizan visitas similares dijeron que sumas similares a las que KFA cobró a Kinsella y otros no están justificadas.

Fuentes con experiencia que organizan visitas similares dijeron sumas similares a lo que KFA cobró a Kinsella y otros no están justificadas

Otro director de cine, que ha visitado Corea del Norte varias veces en los últimos cuatro años, dijo que su primer proyecto en Corea del Norte, organizado por la KFA, resultó “extremadamente” costoso en comparación con los viajes realizados desde entonces, todos los cuales se han organizado en cooperación directa con los contactos en el Comité de Relaciones Culturales con los Países Extranjeros de Corea del Norte (CCRFC).

Para el primer proyecto (organizado por KFA), que implicó una visita de dos semanas, el director pagó a Cao de Benos un total de 14.000 euros. De esta cantidad, 12.000 ostensiblemente cubiertos se relacionaron directamente con el proyecto en sí, con los 2.000 restantes agregados para cubrir alojamiento y alimentación, pasajes aéreos entre Beijing y Pyongyang y el de un miembro de KFA que le acompañaba en el viaje.

“Ciertamente parecía ser un precio elevado incluso para los estándares europeos, pero como Cao de Benos prometió facilitar todos los aspectos prácticos y autorizaciones necesarias, pensé que valdría la pena”, dijo el director, quien pidió el anonimato por temor a poner en peligro proyectos en curso dentro de la RPDC.

En particular, las tarifas se pagaron directamente a la cuenta bancaria personal de Cao de Benos registrada en España, como se muestra en los recibos y facturas vistas por NK News.

Además de que se le prometió acceso exclusivo, el director fue autorizado explícitamente a realizar entrevistas exclusivas y personales con una amplia selección de norcoreanos “comunes”. Pero esto nunca se materializó, dijo el director, excepto en forma de sesiones ad hoc e improvisadas que las autoridades norcoreanas no habían autorizado y desconocían.

Esto contrasta crudamente con las experiencias más recientes del director en Corea del Norte. A pesar de los intentos preventivos “intensos” por parte de Cao de Benos, el director pudo establecer relaciones con personas en el CCRFC que permitirían el acceso a Corea del Norte fuera de la KFA.

“Fue solo cuando Cao de Benos tuvo que abandonar la RPDC durante algunos días para atender a otros visitantes y me quedé a solas con mis acompañantes en el CCRFC pude finalmente hice algunos progresos al establecer un diálogo sobre la posibilidad de llevar a cabo futuros trabajos artísticos cooperativos”, dijo el director. “Mi asociación posterior con CCRFC se ha desarrollado a pesar de los repetidos intentos de Cao de Benos de sabotearla, lo que demuestra una vez más la poca influencia real que realmente tiene”.

Desde entonces, el director ha traído equipos de cámaras extranjeras al país en varias ocasiones, sin pagar tarifas adicionales. Y después de terminar la cooperación con la KFA, el director se enteró de que las entrevistas y la filmación prometidas por Cao de Benos nunca habían sido realmente autorizadas por las autoridades pertinentes de Corea del Norte.

003Cao de Benos firma el papeleo con su nombre coreano, Zo Sun Il | Imagen: NK News

70.000  POR UNA SEMANA

Otro cineasta, que se dirigió a Cao de Benos en 2010 para una cita sobre la grabación de un documental sobre el cine norcoreano, recibió un presupuesto de 70.000 euros por cinco a 10 días de grabación.

El realizador, que también quiso hablar bajo condición de anonimato, estaba “casi lo suficientemente desesperado como para pagarle”, pero se enteró de una compañía de turismo que también tenía experiencia en la organización de proyectos cinematográficos en Corea del Norte. Al colaborar con esa compañía, el realizador realizó dos visitas a Corea del Norte, una que duró cinco días y las otras dos semanas, y que incluyeron filmar en Pyongyang y sus alrededores, así como en la zona desmilitarizada.

El realizador no tenía registrado el precio exacto pagado, pero dijo que era “considerablemente menor” que el presupuesto ofrecido por Cao de Benos, a pesar de que incluía dos viajes y períodos más largos de filmación.

Varias de las compañías que organizan visitas turísticas a Corea del Norte también actúan como intermediarios para los artistas y el gobierno de Corea del Norte en la creación de proyectos en el país. Los precios varían de acuerdo con los deseos y necesidades de los clientes, pero los representantes de dichas compañías de turismo, así como las personas que los han utilizado, dijeron que no están ni cerca a las sumas que cobra la KFA.

Otro cineasta, que se dirigió a Cao de Benos en 2010 para una cita sobre la grabación de un documental sobre el cine norcoreano, recibió un presupuesto de 70.000 euros por cinco a 10 días de grabación.

La mayoría de las fuentes entrevistadas, incluidos los representantes de las compañías de turismo, solicitaron el anonimato al comentar el asunto, aduciendo preocupaciones por las repercusiones con Cao de Benos, o no queriendo complicar más los tratos con las autoridades de Corea del Norte.

“Muchas personas que trabajan en Corea del Norte vacilarán en poner sus nombres a cualquier cosa que involucre a Cao de Benos debido a su reputación de informar lo que él ve como algo levemente anti-RPDC”, dijo un representante de una agencia de viajes.

Si bien esto no se traduce necesariamente en la suspensión de proyectos, explicó el representante, todavía es algo que la mayoría de la gente quiere evitar, “ya que trabajar en Corea del Norte ya puede ser lo suficientemente complicado”.

004Foto de Eric Lafforgue

CORROBORACIÓN CLANDESTINA

Al corroborar acusaciones anónimas, NK News se hizo pasar por un cineasta sueco que buscaba realizar una semana de rodaje para un proyecto de película en 3D, que involucraría a un séquito total de tres personas y utilizaría su propio equipo.

El presupuesto dado por el “Secretario de Organización Internacional” de la KFA, Mana Sapmak, quien manejó la correspondencia, fue de 46,000 euros, distribuidos en:

  • Permisos cinematográficos, brazaletes de identificación y una visa especial de la RPDC para tres personas (24.900 euros)
  • Tarifa aérea de vuelta Beijing-Pyongyang-Beijing (1.500 euros)
  • Alojamiento en hotel por siete noches y tres comidas por día (8.600 euros)
  • Conductor privado y vehículo (3,800 euros)
  • Entrada a “palacios, museos, monumentos, etc.” (2.900 euros)
  • Dos guías / traductores (4.300 euros)

La transacción de 46.000 euros se realizaría mediante transferencia internacional a una cuenta bancaria de KFA en China, administrada por su agente en Beijing.

“No se puede enviar directamente a la RPDC debido a las sanciones”, escribió Sapmak en la correspondencia, una desviación de la práctica anterior, según informaron las fuentes, de transferir pagos a la cuenta bancaria personal española de Cao de Benos.

“Este precio es claramente ridículo. Es cómicamente alto, para ser honesto, incluso para un viaje de rodaje”.

Habiendo recibido los detalles del trato, NK News buscó respuestas de fuentes de la industria de viajes con experiencia en la organización de proyectos similares directamente con las autoridades de Corea del Norte.

“Este precio es claramente ridículo. Es cómicamente alto, para ser honesto, incluso para un viaje de rodaje.”, dijo un representante de una compañía que con frecuencia ayuda a los artistas a realizar proyectos similares, solicitando el anonimato por temor a represalias de la KFA.

Si bien la elaboración de los detalles basados en dicha lista puede ser complicada, dijo la fuente, el costo real sería “algo menos de 20,000 euros”. Y aunque los precios pueden variar según los detalles del itinerario, el representante dijo que su propia compañía probablemente lo presupuestaria por  alrededor de 14,000 euros por un trato similar.

En cuanto a los detalles de la gira, que supuestamente incluyen “una fábrica, hospital, supermercado o casa de un ciudadano donde los turistas no van”, la fuente de la compañía de turismo dijo que “por lo general es algo bastante normal para un turista común” y que “las atracciones ofrecidas son estándar, sinceramente.”

Otros elementos del presupuesto fueron una fuente de confusión, agregó la fuente: “Lo de la entrada a los museos es, no sé, hay una tarifa, pero es una miseria en la mayoría de los casos. (La tasa de KFA) es una locura. Lo mismo puede decirse sobre los precios para los traductores y los hoteles también. Por lo general, una habitación en el Yanggakdo (sin comidas incluidas) tendrá un precio aproximado de 70 euros por noche, por lo que puedes ver la diferencia ahí”.

Del presupuesto dado por Sapmak, el director de cine ayudado por KFA en la organización de un primer proyecto pero que desde entonces coopera directamente con CCRFC, dijo que por lo del presupuesto de 46.000 euros “podría hacerse por menos de una décima parte del precio con otros serios operadores de viaje como Koryo Tours o Young Pioneer Tours”.

Cuando fue confrontado con los hallazgos de la investigación, Cao de Benos se negó a comentar sobre la mayoría de las afirmaciones presentadas por las fuentes, debido a que tenía “muchas entrevistas importantes a las que asistir con TV serias (sic) y periódicos.”

“No trabajo en el ámbito del viaje, sino para el Comité de Relaciones Culturales (de Corea del Norte)”, dijo Cao de Benos.

También respondió las acusaciones sobre sus prácticas comerciales al afirmar que NK News una vez le ofreció un trabajo y que “ganaron dinero vendiendo cartas de póquer con mi foto”.

NK News nunca ha ofrecido empleo a Cao de Benos, pero sí vendió naipes temáticos de Corea del Norte en 2012.

005Una delegación de KFA con un mensaje de apoyo para los anfitriones norcoreanos | Imagen: NK Econ Watch

‘EXCLUSIVO’, ACCESO AGRESIVO

Según el sitio web de la KFA, “Un visitante que se una a la delegación KFA no es tratado como un turista sino como un amigo de la RPDC, teniendo acceso a lugares, información, conocimientos y eventos estatales no permitidos para los visitantes regulares”.

En este sentido, un ex miembro de KFA, que ahora se ha distanciado de la organización, dijo que las tarifas más caras generalmente se justifican prometiendo un acceso más exclusivo que otras agencias de viajes. Pero, señaló la fuente, esas exclusivas rara vez se cumplen.

El ex miembro sostiene un ejemplo de 2012 como particularmente “vergonzoso”, donde, durante una visita turística, una de las principales atracciones fue la promesa de asientos exclusivos para un desfile militar que celebra el 100 aniversario del nacimiento de Kim Il Sung. Pero la KFA no obtuvo ninguno de estos asientos, dijo la fuente, “mientras que Koryo Tours y otros operadores turísticos regulares ofrecieron asientos sin ningún problema.

“Muchos de los que viajaban con la KFA en ese momento se quejaron por esto, y fue vergonzoso para nosotros, los miembros de KFA”, agregó el ex miembro.

Monique Macías, que viajó a Corea del Norte con un grupo turístico organizado por KFA en 2004, dijo que para ella los problemas de acceso comenzaron bastante pronto en su correspondencia con Cao de Benos.

Macías, que creció en Corea del Norte, pero que no posee la ciudadanía norcoreana, dijo que específicamente le dijo a Cao de Benos que quería visitar a sus amigos y no ser parte del grupo turístico de KFA. “Solo quería una visa de él y luego (sería) independiente de su grupo”, escribió a NK News en un correo electrónico, diciendo que Cao de Benos le había dicho que todo estaría bien.

“Pero cuando llegamos, él me dijo que tenía que mudarme con el grupo”, dijo. Solo después de tres días de negociación pudo abandonar el grupo y realizar sus propias actividades.

Como Macías es hija de Francisco Macías Nguema, ex presidente de Guinea Ecuatorial y amigo cercano del Presidente fundador norcoreano Kim Il Sung, pidió explícitamente a Cao de Benós que no permitiera saber a los otros miembros del grupo sobre su historia de haberse criado en Corea del Norte, para evitar una atención no deseada.

“Pero para mi sorpresa y desilusión, anunció a la gente sobre mis antecedentes. Él se aprovechó de mí. Desde ese momento, todos los periodistas en ese viaje me hicieron preguntas”, dijo.

En cuanto a la experiencia de Macías, Cao de Benos se negó a hacer comentarios, más allá de decir que “incluso Monique Macías me rogó para poder visitar el país. Cuando preparé su visa, mis compañeros me dijeron que no recibiría ningún trato especial porque se la considera una traidora. Ella está respirando gracias a la generosidad y la hospitalidad de nuestro presidente Kim Il Sung”.

Y Morten Traavik, un artista noruego que viajó a Pyongyang en uno de los “Friendship Tours” de la KFA en 2008, dijo que fue abiertamente atacado y amenazado por Cao de Benos frente a un grupo por haber asistido “sin la debida autorización” a una fiesta nocturna en un pub organizada por extranjeros residentes dentro del complejo diplomático en Pyongyang. Al día siguiente, Cao de Benos estaba “furioso”, dijo Traavik, y lo amenazó con “consecuencias no especificas”, así como con restricciones impuestas durante el resto de su estadía.

“Dijo que los cooperantes y los diplomáticos eran espías y que ya no podía estar seguro de yo mismo lo era o no”, dijo Traavik.

A cambio de no cumplir sus amenazas, Traavik dijo que Cao de Benos exigió que escribiera un informe completo, identificando a todas las personas con las que había hablado y los detalles de las conversaciones.

006Tarjeta de visita de Cao de Benos | Imagen: NK News

SU ‘STATUS’ DE DELEGADO ESPECIAL

La supuesta relación de Cao de Benos con sus contactos con Corea del Norte y su ciudadanía honoraria han permitido que varios medios de comunicación lo describan como una figura excéntrica pero significativa en las relaciones de Corea del Norte con el mundo. De acuerdo con esto, las fuentes entrevistadas por NK News dijeron que Cao de Benos normalmente se presenta con membretes oficiales, tarjetas de presentación y firmas que indican que es un “delegado especial del CCRFC”.

Pero también ha sido malhumorado y vengativo, como en el documental holandés Friends of Kim de 2006, que mostró a Cao de Benos confiscando grabaciones y dañando el equipo del ex periodista de ABC News Andrew Morse.

Considerado por muchos como un partidario de línea dura, un apologista y con visiones muy tendenciosas del régimen de Corea del Norte, Cao de Benos ha engendrado desencanto incluso dentro de su propia organización, de acuerdo con ex miembros.

La supuesta ciudadanía honoraria, incluso si existe, es más un título ceremonial que una ciudadanía técnica que implica la tenencia de un pasaporte, y cuando viaja a Corea del Norte, Cao de Benos siempre usa su pasaporte español.

Uno de ellos, el miembro de KFA citado anteriormente, acompañó previamente a Cao de Benos en varios proyectos grupales y artísticos y dijo que la supuesta ciudadanía honoraria, incluso si existe, es más un título ceremonial que una ciudadanía técnica que implica la tenencia de un pasaporte.

Cuando viaja a Corea del Norte, Cao de Benos siempre usa su pasaporte español, dijo la fuente. “Tenía que solicitar visas de turismo como todos los demás”. Y con respecto al ‘estatus’ de ‘delegado especial’, la fuente dijo que el CCRFC le pidió a Cao de Benos que eliminara la inscripción de sus tarjetas de visita, debido a que el título es ficticio.

Cao de Benos se negó a hacer comentarios sobre su ciudadanía honoraria, pero dijo respecto al estatus de delegado especial que, “Será interesante ver cómo explicas que, si no puedo mantener mi posición como delegado especial, que yo organizara y preparara las visas recientes, documentales y entrevistas para RT (Periodista: Sra. Angela Gallardo) o Al-Jazeera (Periodista: Sra. Teresa Bo)”.

NK News no tuvo éxito en obtener comentarios de Teresa Bo, pero Angela Gallardo, de RT, quien recientemente colaboró con KFA en la grabación de un documental sobre Corea del Norte, escribió en una respuesta por correo electrónico que había contactado a Cao de Benos porque parecía el mejor forma de llevarlos a Corea del Norte.

Pero mientras Gallardo se negó a revelar información sobre el precio pagado por los servicios prestados por la KFA, dijo de las acusaciones de que la organización no cumple las promesas de acceso: “Tienes razón”.

007El jefe de la KFA Cao de Benos posa con un socio de Corea del Norte | Imagen: NK Econ Watch

NORCOREANOS ‘INADVERTIDOS’

El ex miembro de la KFA le dijo a NK News que estaba “casi seguro de que los norcoreanos desconocen hasta qué punto Alejandro interpreta la KFA como una prolongación del estado norcoreano”. Además, Cao de Benos mantiene la economía de KFA “muy cerca de el”, dando la impresión “de que la economía de la organización y la suya son la misma”.

“Durante el tiempo que estuve trabajando con la KFA”, dijo la fuente, “nadie vio un solo balance o cuenta financiera de la organización, y Alejandro nunca presentó nada por el estilo para el resto del liderazgo de la organización”.

Notablemente, el ex miembro dijo que entre los que trabajan para la organización, Cao de Benos es el único que recibe un salario.

Las teorías sobre por qué los norcoreanos toleran sus acciones incluyen que no sean plenamente conscientes de ello, o la posibilidad de que Cao de Benos comparta ganancias con funcionarios norcoreanos bajo la mesa. Mientras que Cao de Benos se negó a comentar sobre tales acusaciones, la fuente con la que trabajó anteriormente dijo que a menudo afirmaba no quedarse con ninguna comisión por su trabajo, donando las ganancias al gobierno de Corea del Norte.

(Cao de Benos) ha dicho anteriormente que no se queda ninguna comisión por su trabajo, pero dona las ganancias al gobierno de Corea del Norte

Sin embargo, el director de la película que cooperó con la KFA en el primer proyecto de Corea del Norte dijo que los contactos en CCRFC, hasta hace poco, desconocían las comisiones que Cao de Benos cobraba y no habían visto nada de ellas. No ha sido posible corroborar las alegaciones sobre dónde se obtienen los beneficios, y NK News no ha tenido éxito en obtener comentarios de las autoridades pertinentes de Corea del Norte sobre el asunto. Cao de Benos también se negó a hacer comentarios sobre el tema.

El director especuló que si los norcoreanos estuvieran al tanto de la situación, parar abruptamente a Cao de Benos representaría un reconocimiento implícito de un criterio pobre a lo largo de los años entre los que han cooperado con él.

“Después de todo, todavía genera unos ingresos modestos para la RPDC, como cualquier otro operador turístico, y los coreanos temen que les parezca absurdo si lo pierden ahora”, dijo el director.

Otro visitante de la RPDC que trabaja frecuentemente con las autoridades allí dijo que la situación habla de “la naturaleza fracturada y competitiva de la burocracia de Corea del Norte”.

“(Cao de Benos) claramente tiene suficientes aliados que su posición queda asegurada. Y ya sea que los tenga a través de incentivos económicos o simplemente por su ferviente propaganda, o ambos, claramente alguien está de su lado”, dijo el visitante, quien también solicitó el anonimato debido a la sensibilidad del problema. “O nadie quiere enfrentarlo porque simplemente no vale la pena”.

Sobre el tema de cuántas personas terminan pagando tarifas significativamente exageradas por sus proyectos en Corea del Norte, el visitante dijo que cosas como la ciudadanía honoraria, el estatus de delegado especial y las conexiones importantes, legítimas o no, permiten a Cao de Benos presentarse a potenciales clientes como alguien que puede proporcionar acceso exclusivo.

“Su poder se logra manteniendo la ilusión de que solo él puede proporcionar acceso a estas personas, que no han descubierto cómo contactar de manera independiente con el CCRFC”, dijo el visitante.

Traavik, quien ha organizado una serie contínua de proyectos de colaboración con las autoridades culturales de Corea del Norte desde 2012, dijo que no todos están “equipados para lidiar con la presión” que surge al tratar con esfuerzos cooperativos entre Corea del Norte y profesionales extranjeros, “incluso con las mejores intenciones desde el principio”.

También dijo que hay una “tentación constante de exagerar externamente la importancia de uno mismo en la sociedad norcoreana, lo cual es muy fácil porque hay muy pocas personas al tanto”.

“Cualquier operador turístico vive de las comisiones, así que no creo que nadie, ni siquiera los norcoreanos, tengan un problema en eso”, continuó Traavik. “Sin embargo, y especialmente para un seguidor aparentemente dedicado de (la filosofía de Corea del Norte) Juche, parece que Cao de Benos ha desarrollado un gusto por el capitalismo en los últimos años”.

Foto principal: NK News edit