Por Kang Mi Jin, Kim Sung Il
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14976&cataId=nk01500

Según informes, las autoridades de Corea del Norte iniciaron una campaña nacional contra los productos chinos en los mercados del país. El cambio sin precedentes ahora los coloca en la misma categoría que los productos de Corea del Sur, que son ilegales para su compra y venta.

“En una reunión la semana pasada, los líderes de la Unidad Popular nos informaron que todos los productos alimenticios y electrodomésticos chinos, excluidos los productos industriales, están dentro de esta nueva orden. La aplicación de esta orden comenzó inmediatamente después”, dijo una fuente en la provincia de Ryanggang a Daily NK el 24 de enero. “Los comerciantes que se ganan la vida vendiendo productos chinos de repente se pusieron muy preocupados”.

Una fuente en Pyongyang dijo el 22 de enero que la orden había comenzado en la capital y otras regiones, incluido el centro comercial del noroeste de Sinuiju a fines de 2017.

Una fuente en Sinuiju confirmó esto y dijo el 20 de enero que “desde diciembre pasado, la orden contra los productos chinos en los mercados se ha intensificado cada día. En las ciudades de mercados como Chaeha, las autoridades impiden que los comerciantes hagan nada negocios con productos chinos”.

Con el paso de los años, los productos chinos se han apoderado de los mercados de Corea del Norte y representan la gran mayoría de los artículos en venta. Pero mientras que los productos manufacturados han seguido esta tendencia, los productos alimenticios han permanecido en su mayoría de origen norcoreano, aunque en los últimos años, frutas, verduras y huevos han comenzado a importarse de China.

Los productos en el mercado como papel, artículos de oficina, cosméticos, electrodomésticos, y especialmente condones u otros artículos que Corea del Norte ni siquiera imaginaría pudiera fabricarse nacionalmente, son en su mayoría de fabricación china, con algunos productos de Corea del Sur también disponibles.

“Aunque el predominio de los productos chinos ha estado bajando recientemente debido a la creciente variedad de opciones, el país no está absolutamente preparado para satisfacer el 100% de la demanda del mercado a través de productos nacionales”, dijo la fuente con sede en Sinuiju.

002.pngFoto tomada durante el otoño de 2017, la imagen muestra el interior de un mercado en las afueras de  Pyongyang (que parece estar tranquilo ya que la mayoría de los residentes están en movilización forzada). Imagen: Daily NK

Se cree que algunos de los posibles motivos de la ofensiva incluyen un intento de “aumentar la autosuficiencia” o como represalia contra China por su cooperación en el cumplimiento de las sanciones internacionales.

“Se intenta decir que nosotros (Corea del Norte) tenemos una gran capacidad económica y que no podemos confiar más en la ‘China títere'”, dijo la fuente de Pyongyang.

Se espera que la orden represiva tenga un efecto negativo significativo en los medios de subsistencia de los norcoreanos, en particular para los comerciantes y contrabandistas que viven en la región fronteriza. Los residentes están reaccionando a la ofensiva, calificándola de una “decisión imprudente” por parte del gobierno, lo que posiblemente podría conducir a una reacción negativa del público. Hasta ahora, los comerciantes y las autoridades han mantenido una relación simbiótica basada en sobornos.

“Los comerciantes han estado trayendo productos desde China, yendo a las aldeas agrícolas y vendiéndolos a los locales a crédito, la policía hasta este momento ha estado mirando para otro lado”, dijo la fuente en la provincia de Ryanggang.

La pregunta ahora es cuánto durará la represión y si la cultura de soborno del país es lo suficientemente fuerte como para eludir las órdenes de represión oficiales.