Por Kang Mi Jin
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14976&cataId=nk01500

[Imagen superior: Los residentes de Corea del Norte extraen estiércol en una granja. Imagen: Uriminzokkiri (sitio web de noticias de Corea del Norte) 12 de enero de 2015.]

Todos los años, Corea del Norte moviliza a su población para contribuir con estiércol al Estado. Como parte de las medidas más amplios para compensar la escasez crónica del país, la política es una combinación de trabajo forzado e impuestos. Este año, las autoridades han puesto a trabajar tanto a los residentes comunes como a los trabajadores asociados con el Partido y las agencias judiciales. Mientras que en años anteriores, los funcionarios del partido podían pagar sobornos a cambio de eximirse del trabajo manual, este año, el régimen está alentando a los funcionarios a “dar un buen ejemplo”, participando personalmente.

“La producción de estiércol recibió un énfasis particularmente fuerte este año”, dijo una fuente interna de la provincia de Ryanggang durante una llamada telefónica con Daily NK el 26 de enero. “En el pasado, los funcionarios hacían acto de presencia en el sitio durante tres o cuatro días y luego se iban, pero este año se les exige que permanezcan y trabajen en el sitio durante 20 días “.

“Se ha ordenado a todos que produzcan 100 kilogramos de estiércol por día, incluidos los funcionarios del partido, las agencias administrativas y las agencias judiciales estatales. A las unidades de las organizaciones del escalón superior se les ha dicho que controlen minuciosamente a sus trabajadores”, explicó la fuente.

002

Según la fuente, se ha hecho especial hincapié en el papel ejemplar que deben desempeñar las agencias judiciales del estado, incluidos los fiscales, el Ministerio de Seguridad del Estado (MSE) y el Ministerio de Seguridad del Pueblo (MSP). Las circunstancias han cambiado dramáticamente desde que Kim Won Hong, el jefe anterior del MSE, fuera despedido en febrero del año pasado, y la nueva dirección se esforzó por evitar la ira de Kim Jong Un al no seguir las instrucciones palabra por palabra.

Algunos residentes, que finalmente ven que los funcionarios participan plenamente en los requisitos laborales obligatorios, están contentos con los cambios.

“Los residentes que durante mucho tiempo han sido interrogados e investigados por las agencias judiciales están diciendo: ‘Los fiscales, los agentes de MSP y los agentes de MSE que nos gritan deben ver exactamente cuán difíciles son nuestras vidas’. Se sienten aliviados de ver a estos poderosos funcionarios, generalmente condescendientes con los residentes y en constante búsqueda de nuevas fuentes de sobornos, llorando y estornudando mientras extraen el estiércol”, explicó la fuente.

A pesar de la participación adicional, las cuotas de trabajo promedio para los residentes comunes no se han reducido. De hecho, en algunos casos, la presión ha aumentado este año.

“Normalmente, la Unión Socialista de Mujeres, el Inminban (grupos de vigilancia del vecindario) y las unidades de la fábrica asignan una cuota anual. Pero este año, a los residentes se les asignan cuotas diarias y se los interroga intensamente sobre sus contribuciones. El liderazgo superior ha transmitido una guía para que las formas de certificación de producción de estiércol no puedan ser descuidadas como lo fueron el año pasado”, dijo una fuente en la provincia de Kangwon.

Debido a las órdenes cada vez más onerosas de las autoridades, las peleas frecuentes han estallado, y los residentes se acusan mutuamente de robo de estiércol.

“La mayoría de los residentes usan los desechos humanos (heces) de su hogar para sus jardines privados, por lo que están haciendo abono para la orden de movilización mediante la combinación de heces de ganado, humus y turba. Hay tantos ladrones de estiércol que la gente está cerrando con candado sus baños. En algunos vecindarios, incluso hay peleas sobre el estiércol”, explicó la fuente de Kangwon.

Daily NK también recibió informes el 16 de enero de la provincia de Kangwon de ladrones que, según los informes, saquearon casas mientras los residentes estaban fuera por órdenes de movilización.