Por Ha Yoon Ah
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14961&cataId=nk00400

[Imagen superior: Kim Jong Un montado en  un telesquí antes de la ceremonia de apertura en el complejo Masik Pass en 2013. Imagen: Rodong Sinmun]

Durante las conversaciones a nivel de trabajo del 17 de enero, los funcionarios de Corea del Norte y Corea del Sur acordaron un plan para los esquiadores de ambos países para entrenar juntos en la estación de esquí del norte Masik Pass en la provincia de Kangwon. La jugada es recibida por algunos como una victoria para la estrategia de relaciones públicas de Kim Jong Un, ya que la estación de esquí es considerada uno de sus proyectos preferidos, que el Norte podría tratar de promover durante las Olimpiadas de Pyeongchang.

La construcción de la estación de esquí Masik Pass, uno de los primeros grandes proyectos de la era Kim Jong Un, comenzó a principios de 2013 y se completó a fines de ese mismo año. En ese momento, los observadores creían que el proyecto se retrasaría debido a inundaciones y problemas para importar los materiales necesarios, pero, sin embargo, promocionando su “velocidad Masikryong”, las autoridades anunciaron su finalización en el año.

Kim Jong Un mostró gran interés en el proyecto, visitó el sitio varias veces durante su construcción y brindó “orientación” in situ para acelerar el proceso. Después de supuestamente completar el proyecto a tiempo, el país publicitó la ceremonia de apertura y comenzó una intensa campaña de propaganda, que incluía escenas del líder mismo montando un telesquí el día antes de la inauguración.

El material de promoción para el complejo afirmó que fue construido “para expandir las instalaciones de ocio para la gente”, pero los analistas sostienen que fue construido simplemente para ingresar divisas de los turistas. Si bien la propaganda afirmó que esto y el desarrollo de otras instalaciones de entretenimiento formaban parte de esfuerzos nacionales para mejorar los medios de subsistencia por “amor a las generaciones futuras”, sería justo decir que el público objetivo principal de la estación de esquí Masik Pass han sido turistas chinos y rusos.

Una fuente dijo previamente a Daily NK que “las autoridades afirman en propaganda que estas instalaciones están siendo utilizadas por todos los norcoreanos comunes, pero la gente generalmente se burla de esto”. Agregó que es de conocimiento común en Corea del Norte que la gente común está ocupada tratando de ganarse la vida y constantemente se ven obligadas a participar en movilizaciones laborales. Por lo tanto, el complejo está fuera de los límites de todos, excepto los funcionarios de más alto rango y alguna élite de Pyongyang.

Durante las conversaciones a nivel de trabajo esta semana, fue el lado surcoreano el que sugirió la idea de que los esquiadores de ambos países se unieran para los ejercicios en el complejo Masik Pass, a lo que el Norte estuvo de acuerdo. Según los informes, un miembro de la delegación de Corea del Sur sugirió la idea el 17 de enero, como parte de llevar a cabo una ‘Olimpiada pacífica’.

“Esta nueva administración está impulsando su priorización de una península pacífica, y el plan para unas Olimpiadas pacíficas es parte de ese proceso”, dijo un funcionario del Ministerio de Unificación. “Dado que los juegos se acercan rápidamente, continuamos intercambiando ideas con el lado norcoreano sobre las formas en que podemos cooperar”.

 

Durante su campaña presidencial en abril de 2017, Moon Jae In se reunió con el gobernador de la provincia de Gangwon (Corea del Sur) Choi Moon Soon para trabajar en los planes de sus “5 principios de una pacífica Olimpiada de Pyeongchang”. Estos incluyen planes para: 1) Consultar con el Comité Olímpico Internacional (COI) sobre la participación de Corea del Norte en los Juegos Olímpicos, 2) Recibir atletas norcoreanos a través de la ruta terrestre en el Monte Kumgang, 3) Discutir la posibilidad de usar las instalaciones de deportes de invierno de Corea del Norte, 4) Usar Sokcho como un posible punto de entrada para recibir al escuadrón de animacion de Corea del Norte, y 5) Realizar un evento de “apertura” relacionado con los Juegos Olímpicos en el Monte Kumgang en la víspera de los juegos en Pyeongchang. Esto formó la base del plan de 8 puntos de la administración de la Moon para una “Olimpiada pacífica”.

Las reacciones al anuncio del evento conjunto en el complejo Masik Pass incluyeron acusaciones de que el dinero proporcionado por los surcoreanos para los telesquíes, por ejemplo, violaría las sanciones internacionales, y que el evento no estaría relacionado con los Juegos Olímpicos de Pyeongchang y que ninguno de los atletas olímpicos del sur deberia participar. También existe la preocupación de que el Norte simplemente esté tratando de aprovechar la ocasión para anunciar el complejo a un público internacional.

En respuesta a las preocupaciones del público, un portavoz del Ministerio de Unificación dijo que quieren que las personas “comprendan las decisiones sobre medidas de cooperación con el Norte como parte del proceso de garantizar una” Olimpiada pacífica”. También estamos llevando a cabo estos planes con toda intención prevenir la aparición de problemas relacionados con las sanciones”.

Noh Kyu Duk, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, también abordó el tema de las sanciones y dijo que están “considerando a fondo las implicaciones relacionadas con las sanciones para cada decisión”. También prometió transparencia y reiteró que la prevención de las violaciones de sanciones es una prioridad importante.

“Al menos es significativo que haya cooperación intercoreana en áreas que el Norte cerró previamente, como Mt. Kumgang y el complejo turístico Masik Pass”, dijo Jeong Young Tae, investigador principal del Centro de Estudios de Corea del Norte. “Pero también es importante recordar el problema del programa de armas nucleares del Norte, que debe abordarse. Por lo tanto, parece que el entusiasmo del Sur en esta situación es claramente prematuro”.