Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14947&cataId=nk01500

[Imagen superior: El equipo de animación de Corea del Norte en la Universiada de Verano e 2003 en Daegu. Imagen: Yonhap]

Se está entrenando para formar parte del equipo de animación de Corea del Norte para los Juegos Olímpicos Pyeongchang 2018. Las niñas que esperan formar parte del equipo no solo tienen que cumplir con los requisitos de aptitud, sino que también deben pagar sobornos a los oficiales para poder ser elegidas. Corea del Norte ha utilizado en el pasado equipos de animación como una herramienta clave de propaganda durante eventos deportivos internacionales.

“Los materiales relacionados con la selección del equipo de animación ya se publicaron internamente a finales del año pasado. El anuncio de la decisión oficial de participar en los Juegos Olímpicos se realizó a través de los medios estatales el 10 de enero, y la capacitación a gran escala y la educación está en curso en centros recreativos en todo Pyongyang”, informó una fuente en la capital norcoreana a Daily NK el 11 de enero.

“Se espera que la gente sintonice transmisiones de radio y televisión (en Corea del Norte) ya que las autoridades han anunciado su intención de transmitir eventos que involucren tanto a atletas norcoreanos como las rutinas de baile y otras actividades de los grupos de animadoras”. Es probable que las autoridades traten representar un panorama de interés mundial en el Norte, en un intento de inspirar la unidad nacional. Además de la audiencia nacional, las rutinas también se crean con una audiencia internacional en mente.

Propaganda dirigida a una audiencia internacional

Una aparición en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang 2018 sería la primera una agrupación en 13 años. Los equipos anteriores han actuado en Corea del Sur tres veces: en los Juegos Asiáticos de 2002 en Busan, en la Universiada de Verano 2003 en Daegu, y en el Campeonato Asiático de Atletismo de 2005 en Incheon.

El régimen selecciona a aquellos que juzgan que son mujeres jóvenes y atractivas para formar parte del equipo de animación, que ha aumentado tanto en talento como en popularidad a lo largo de los años.También se descubrió que la esposa de Kim Jong Un, Ri Sol Ju, que asistió a la escuela Kumsong (que el gobierno utiliza principalmente como un campo de reclutamiento para jóvenes estudiantes con talento), también fue miembro del equipo de vitoreo en el pasado.

Las autoridades también están reclutando estudiantes de la Escuela Kumsong y de la Universidad de Artes Dramáticas y Cinematográficas de Pyongyang, informó la fuente. Como el primer equipo en aparecer en un evento internacional en la era de Kim Jong Un, se espera que retraten a Corea del Norte como una “poder nuclear fuerte”.

“Las lecciones que ahora se enseñan a los posibles miembros del equipo se centran en ‘mostrar nuestra fuerte república nuclear a través del poder de la cultura’. Tratarán de mostrar cómo las sanciones internacionales están perjudicando a la gente común de Corea del Norte, y tratarán de influir en la opinión pública en los países que participan en el régimen de sanciones “, dijo la fuente.

Hizo hincapié en que sus objetivos se centrarán en la audiencia de Corea del Sur, con la esperanza de llegar a sus emociones con una nueva imagen amistosa.

“Estoy escuchando que darán un nuevo aire a la rutina e intentarán combinarlo con el estilo de baile de los grupos de chicas K-pop de Corea del Sur. Transmitirán las artes y la cultura de Corea del Norte en sus actuaciones, principalmente con la audiencia internacional en mente”, dijo adicionalmente.

Competencia feroz en las pruebas finales mientras los candidatos aguardan los resultados de la selección

Según una fuente adicional en Pyongyang, la selección última de los candidatos que se dirijan a Pyeongchang se anunciará a fines de enero. El régimen prefiere chicas que midan entre 165 y 170 cm de alto, lo que significa que incluso si alguien muestra habilidades extraordinarias, no serán seleccionadas si no cumplen con los requisitos de altura.

Las autoridades también prestan especial atención al songbun (clase política basada en el entorno familiar) de todos los solicitantes, ya que deben asegurarse de que no se produzcan deserciones en Corea del Sur durante su estancia allí. La fuente señaló que los miembros del equipo no deben tener ningún miembro de la familia “problemático” de grado 8 para calificar, lo que incluye desertores y otras clases sociales en las que el régimen no confía. Los funcionarios ahora están escudriñando meticulosamente la pureza ideológica de los solicitantes y sus familiares.

“La mayoría de ellos no tendrán ningún problema en calificar en cuanto a su songbun porque ya provienen de escuelas prestigiosas como la Kumsong School, y la competencia es bastante reñida en términos de habilidades también. Así que las chicas con dinero serán las exitosas. Quien sea capaz de proporcionar los mayores sobornos a la agencia del gobierno central a cargo de la selección (el Departamento de Organización Juvenil) verá sus nombres en la lista final”, dijo la fuente adicional.

Un ex atleta norcoreano que llegó al sur en 2010 llamado Kim Won (alias) dijo que su hija asistió a la Universidad de Artes Dramáticas y Cinemáticas de Pyongyang y que era extremadamente talentosa. Sin embargo, cuando ella solicitó unirse al equipo de animación, “ella estaba fuera compitiendo contra niñas con soldados antijaponeses en su historia familiar”. Kim agregó que “los atletas también anhelan visitar el sur, pero no importa si una persona es un atleta o un miembro del equipo de animación, necesitan dinero (para pagar sobornos) para lograrlo”.