Por Kang Mi Jin
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14946&cataId=nk01500

[Imagen superior: Se puede ver una valla de alambre de púas alta (en un círculo amarillo) a lo largo de la nueva línea de tren Hyesan-Samjiyon en la provincia de Ryanggang. Imagen: Daily NK]

Desde el comienzo del Año Nuevo, los residentes norcoreanos han recibido órdenes de proporcionar suministros de ayuda para la construcción en el condado de Samjiyon, provincia de Ryanggang, como parte de medidas permanentes para extender la ciudad que el folclore norcoreano estableció como la ciudad natal de Kim Jong Il .

Una fuente en la provincia de Kangwon (Corea del Norte) que habló con Daily NK el 10 de enero dijo: “A los residentes ya han recibido las órdenes para recolectar abono incluyendo heces para usar como fertilizante, y están muy enfadados por las instrucciones adicionales para proporcionar estos suministros para el proyecto Samjiyon. Han recibido una fecha límite para proporcionar artículos como palas y guantes para aquellos que están trabajando en la movilización Samjiyon”.

Kim Jong Un ha continuado defendiendo la naturaleza “sagrada” del supuesto lugar de nacimiento de su padre, lo que ayuda a respaldar su propio derecho al llamado “Linaje del Monte Paektu”. “Los residentes están reaccionando negativamente a esta movilización, ya que el objetivo es idolatrar aún más a Kim Jong Un, en lugar de construir casas para la gente de Samjiyon.

Mientras enumeraba las prioridades del país para 2018 durante su discurso de Año Nuevo, Kim Jong Un mencionó explícitamente la ubicación, diciendo que deben “seguir adelante con los principales proyectos de construcción, incluida la renovación del condado de Samjiyon”.

Al colocar la carga sobre la gente común para completar los proyectos de construcción que se llevan a cabo principalmente con fines de idolatría, las autoridades se están abriendo a las críticas. Desde 2015, al menos, han exigido que los ciudadanos proporcionen kimchi y doenjang (pasta de soja fermentada), entre otros artículos, para enviarlos a los trabajadores del proyecto de construcción de Samjiyon. Naturalmente, muchos reaccionan expresando insatisfacción.

“Las personas que han estado ayudando al proyecto Samjiyon durante varios años ahora tienen miedo de asistir a reuniones del inminban (unidad del pueblo o vigilancia del vecindario) o de la Unión Socialista Femenina de Corea del Norte (conocida como Unión Democrática Femenina de Corea) por temor a recibir órdenes”, dijo la fuente.

“A diferencia de otros proyectos de construcción, cuando a las personas se les dan órdenes sobre este proyecto específico que involucra a la ciudad natal de Kim Jong Il, no pueden decir nada, así que se mantienen callados. Algunas personas han dicho que los funcionarios transmiten las órdenes lo hacen de una manera superficial y distante “.

Algunos norcoreanos expresaron sus esperanzas de que finalizaran las demandas de ayuda para este proyecto cuando las autoridades anunciaron la apertura de la ruta de tren Hyesan-Samjiyon a fines del año pasado, pero las nuevas órdenes de este año amplificaron la ira de los residentes.

“Aparentemente queda mucho trabajo por hacer a pesar del anuncio de inauguración de la línea ferroviaria, por lo que las órdenes de ayuda continuarán durante el primer trimestre del año, y la gente dice que están molestas por el continuo proyecto Samjiyon”, explicó una fuente diferente en la provincia de Kangwon, agregando que a pesar de la constante explotación de los locales por parte del gobierno, ellos continúan cumpliendo con las demandas estatales de “autosuficiencia y autodesarrollo” a través de su arduo trabajo.

“Normalmente se requiere que las personas proporcionen docenas de pares de guantes, palas, bufandas y otros artículos para usar en los proyectos de construcción cada año. Algunas familias con niños que ya se mudaron combinarán esfuerzos de varios hogares para cumplir con los requisitos y demandas “, dijo ella.

Mientras tanto, la línea de tren Hyesan-Samjiyon se ha sometido a pruebas iniciales y está en etapas finales de terminación, según un anuncio del Rodong Sinmun el 31 de diciembre.