Lee Geun Young, profesor de la Universidad de Yanbian
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14944&cataId=nk03600

A raíz del sexto discurso de Año Nuevo de Kim Jong Un, varias organizaciones y medios de comunicación han acogido con cautela el cambio en las relaciones Norte-Sur. Kim Jong Un declaró que 2018 será un año significativo tanto para Corea del Norte como para Corea del Sur. Este año marca el 70 aniversario de la fundación de la RPDC (nombre oficial de Corea del Norte) y también participará en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang.

El discurso de Año Nuevo proporciona información sobre el estado de ánimo de Kim Jong Un, y el discurso de este año se distinguió por los cambios en la forma y el contenido. El discurso expuso las posturas y propuestas de Kim sobre asuntos que incluyen las relaciones exteriores y el estado de las relaciones Norte-Sur. También hubo partes del discurso que eran predecibles, aspectos que son una extensión de los temas y el contenido previamente visto en los discursos anteriores de Kim. La verdad es que Kim ahora se enfrenta a la comunidad internacional como líder de una nación con un programa de misiles y armas nucleares.

Puede parecer paradójico, ya que Estados Unidos cree que el programa de armas de Corea del Norte es una amenaza para la estabilidad del noreste de Asia, pero Kim dice que ahora tiene un elemento de disuasión eficaz. Teniendo esto en cuenta, existe la posibilidad de que Kim aproveche la ocasión de los Juegos Olímpicos para proponer un armisticio o volver a una resolución diplomática, como una reactivación de las Conversaciones a Seis partes (conocido como diálogo six partido). El discurso de Año Nuevo también revela las ideas de Kim sobre nuevas direcciones en política. Utilizó la nueva frase “domesticación” [con una connotación de autonomía nacional] para describir los logros en varios sectores.

El significado de la frase “domesticación” en el contexto de las armas nucleares y la política exterior significa que el Norte cree que ha avanzado significativamente en lo que respecta al desarrollo de misiles y armas nucleares a pesar de las sanciones internacionales. Con la avalancha de pruebas del año pasado, los analistas creen que Kim no necesitará realizar más de 3 a 5 pruebas en el futuro. A esto debería seguir una pausa, que indique que el desarrollo de estos programas está operacionalmente completo, lo que puede ocurrir dentro de cuatro a cinco meses, cuando los EE. UU. y la República de Corea realicen sus ejercicios militares conjuntos.

Con respecto a la domesticación de los militares del Norte, y con especial énfasis en las armas nucleares y los misiles, podemos considerar las pruebas nucleares de China en la década de 1970 como un ejemplo. En junio de 1973, China probó una bomba de 5 megatones (150 veces el rendimiento de la bomba lanzada en Hiroshima). Esta prueba se realizó por las mismas razones políticas que Corea del Norte realiza pruebas. Al producir armas nucleares en el país, Kim Jong Un cree que Corea del Norte puede emerger en el escenario mundial como un país que ejerce influencia. Las armas nucleares al mismo tiempo ayudan a Kim a mantener el régimen y funcionan como un elemento de disuasión para evitar un ataque.

La palabra “domesticación” también tiene importancia económica. En términos económicos, esto implica modernizar los métodos de producción y diversificar las líneas de producción. Kim afirma haber logrado esto. La fábrica de acerías Kim Chul United ha normalizado la producción de antracita, satisfaciendo el plan económico quinquenal. En términos de producción de maquinaria, el Norte ha mejorado la fabricación nacional de tractores y otros vehículos. Estos avances supuestamente hacen que el país sea un poco menos vulnerable a la sequía, las inundaciones y otros problemas relacionados con el clima.

Otro punto de interés económico es que la tecnología científica se ha utilizado para ayudar al desarrollo de varios sectores. Existe una fuerte relación entre la tecnología científica y la economía, por un lado, y la educación y producción textiles, por el otro. El número de tesis publicadas en los institutos de Corea del Norte sobre economía en los últimos cinco años ha superado las 1.500, significativamente más que cualquier otro tema. Esto refleja el interés del régimen en utilizar la ciencia y la tecnología para resolver problemas económicos y reducir su vulnerabilidad a las sanciones.

Hace mucho tiempo, Corea del Norte comenzó a aplicar su política “Byungjin” simultáneo de desarrollo económico y nuclear. Pero el discurso de Año Nuevo de este año da la impresión de que Kim Jong Un siente que ha cumplido el objetivo de su padre y su abuelo de alcanzar la potencia militar como una de las naciones más fuertes, algo a lo que los dos líderes anteriores han dedicado su vida.Pero parece como si Kim Jong Un estuviera comprometiendo su enfoque hacia los avances económicos. Las referencias a mejorar el sustento de las personas se refieren a esto.

Pero el camino a seguir no parece ser un lugar tranquilo. Podría haber sido factible que el Norte avanzara hacia esa meta utilizando equipos e instalaciones sustitutos en sectores como la agricultura, la pesca y la producción de maquinaria, pero pronto no podrán adquirir la materia prima y el equipo necesarios. En ausencia de estos recursos, resultará desafiante modernizar las empresas del país y expandir la producción de manera escalonada. Es difícil imaginar que Kim sea capaz de usar la tecnología científica solo para compensar estos déficits a fin de producir en masa y expandir la economía estatal en la medida en que comienza a mejorar las vidas de las personas.

Para conseguir logros en el campo político y económico, Kim Jong Un advirtió sobre la presencia de elementos antisocialistas. Se dio una advertencia de que se reforzarían los controles sobre estos elementos.

La domesticación tiene muchos matices, con referencia al ejército, la economía y la política. Kim enfatizó que el país debe avanzar hacia la independencia en estas tres áreas. Ahora parece razonable que Kim busque sentar las bases para continuar este progreso en términos de relaciones externas, lo que significa trabajar en la relación Norte-Sur y tal vez avanzar hacia el diálogo con los EE. UU. Esto es similar al comportamiento exhibido por China después de su apertura y reforma. China fue capaz de resolver sus principales problemas sin eliminar el liderazgo, y podríamos esperar que Corea del Norte evolucione en la misma línea hacia una economía de mercado socialista de estilo chino.

¿Puede Corea del Norte reformarse de la misma manera que China?

Desde mediados de la década de 1970 hasta principios de la década de 1980, el paradigma de la economía de mercado de China se volvió dominante, y luego, a mediados de la década de 1980, los estados socialistas de todo el mundo comenzaron a colapsar. Los estados comenzaron a abandonar la ideología socialista y buscaron relaciones con nuevos países. Se determinó que una economía planificada centralmente era perjudicial para el desarrollo a largo plazo de la sociedad, por lo que los antiguos estados socialistas cambiaron para abrazar la economía de mercado. En los casos en que el Partido de los Trabajadores colapsaba repentinamente, los métodos utilizados para poner en marcha la economía fueron distintos de los sistemas utilizados en los estados capitalistas. Hubo una gran variedad de enfoques utilizados.

En Europa del Este y Rusia, donde había un alto grado de centralidad para las economías, con un 65-95% del PIB bajo control central, la transición era más difícil. En los casos de Polonia y Hungría, que tenían economías menos centralizadas, el período de adaptación duró solo unos pocos meses. En muchas industrias, las economías de estos países ya se habían independizado del control central soviético.

La transición económica de los países en desarrollo socialistas asiáticos, incluidos Myanmar, Vietnam y Laos, fue diferente de la que se ve en Europa del Este. Hay muchas explicaciones para esto, incluidas las relacionadas con la historia y la estructura social, ya que es más fácil utilizar directivas para reformar los sectores en las primeras etapas del desarrollo. En el caso de Vietnam, ya había importantes industrias económicas no oficiales que contribuían a una porción considerable del PIB nacional. La existencia de estos sectores podría considerarse como una parte de la transición política. Las primeras etapas de la reforma se refieren a los cambios que giran en torno a las funciones políticas a nivel estatal, pero gradualmente se expanden para incluir niveles más personales e individuales.

Laos también sufrió tales cambios en la década de 1970. Buscó llevar a cabo reformas de mercado y se negó a abandonar su política socialista, una situación paradójica. Vietnam no se ha alejado oficialmente de su sistema socialista, a pesar de que el país está adoptando una economía de mercado. Por el contrario, Laos y Myanmar abandonaron oficialmente el sistema socialista antes de emprender reformas económicas.

Para abandonar el socialismo y abrazar los principios democráticos, existen algunos requisitos. Podemos mirar el ejemplo de Myanmar, que usó su poder militar central para iniciar la reforma económica. La secuencia de reformas y los elementos necesarios para que esas reformas sean exitosas varían de un país a otro, según la historia y la estructura social. Pero hay algunos elementos comunes. Las naciones de Europa del Este como Hungría, Polonia y la Rusia postsoviética experimentaron fuertes trastornos políticos y económicos. Mongolia, Vietnam, China y Laos tuvieron cambios políticos más débiles pero fuertes cambios económicos. Myanmar y Camboya tuvieron cambios políticos y económicos débiles. Es esta última categoría a la que pertenece Corea del Norte.

La versión ideal de la reforma de Kim Jong Un implica un cambio político mínimo. Esto permitirá a Corea del Norte evadir la incertidumbre y el peligro precipitado por tales cambios. Él espera alcanzar los objetivos descritos por su abuelo y su padre al hacer progresos económicos. Pero cuanto más inadecuadas son las condiciones iniciales para el cambio, más lento es el proceso de cambio. El ritmo es una función de la resistencia del régimen y de cuánto puede beneficiarse el régimen de los cambios.

¿Para qué debemos prepararnos?

Aquí es apropiado ser cauteloso con respecto a la relación especial de Corea del Sur con el Norte, ya que ambas partes ven esta relación especial de manera muy diferente. Ambas partes tienden a interpretar los anuncios oficiales, los editoriales y las investigaciones del otro lado como perjudiciales para sí mismos. Para Corea del Norte, esta relación especial significa que se está dividido en dos naciones y se acerca a la unificación.

En comparación con los costos, los beneficios de la unificación serían inmensos y suficientes para justificar los costos. Las ideas sobre la mejor manera de abordar esta eventualidad se dividen en líneas ideológicas, pero para mejorar las relaciones Norte-Sur, debemos tomar una posición que esté en línea con las realidades del Norte. Ese será el primer paso en la dirección correcta.

* Las opiniones expresadas en Columnas de invitados no reflejan necesariamente las de Daily NK.