Por Kang Mi Jin, Ha Yoon Ah
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14937&cataId=nk01500

Los intentos de deserción a lo largo de la frontera de Corea del Norte con China van en aumento, pero también se han recibido informes de un número creciente de arrestos a medida que las autoridades intensifican su campaña.

“Dos familias, 10 personas en total, fueron arrestadas cerca de donde China hace frontera con las provincias de Ryanggang y Jagang. Pensaron que la seguridad sería más tranquila debido a las vacaciones de Año Nuevo, por lo que intentaron cruzar a China a las 3 de la mañana el dia 1 de Enero, pero no tuvieron éxito”, dijo una fuente en la provincia de Ryanggang a Daily NK el 7 de enero.

Según la fuente, las fuerzas de seguridad fronterizas de Corea del Norte han intensificado las demandas a los informantes para que vigilen a los residentes en busca de muestras para planear desertar, con la esperanza de mitigar lo que esperan sean continuas oleadas de intentos de deserción. Ha surgido un informe sobre otro arresto de una familia completa de Hyesan, quienes  “dijeron a sus vecinos que se iban a trabajar a los mercados en una región vecina, pero en realidad se escondieron en otra casa por un poco más de una semana antes de intentar cruzar el límite en la víspera de Año Nuevo”. La familia fue arrestada cuando intentaba cruzar el río Amnok (Yalu).

El gobierno parece estar enfocado en prevenir las deserciones tanto en la frontera terrestre como en las rutas marítimas, con las autoridades centrales del partido presionando intensamente a los departamentos inferiores que ahora esperan evitar evaluaciones deficientes por su trabajo.

“Los residentes están escuchando advertencias de la policía y los líderes de la unidad local o del vecindario que dicen tener cuidado incluso cuando recogen agua o lavan ropa en el río cerca de lugares comunes de deserción. También vigilan las áreas circundantes”, agregó la fuente, señalando una táctica de distracción en la que las autoridades intentan canalizar a los posibles desertores hacia lo que podrían pensar que son puntos más seguros para cruzar.

Según los informes, los registros policiales en los hogares también van en aumento. “La policía tiene como objetivo los hogares que parecen estar vacíos por un tiempo prolongado, llegan junto con el líder de la Unidad Popular a cargo de la casa, rompiendo los candados y entrando a registrar dentro de ella. Si todo parece estar en orden, pueden considerar las acusaciones poco fiables para ser ciertas, pero ampliarán su investigación e intentarán arrestarlos si perciben algo extraño en el hogar”, explicó una fuente diferente en la provincia de Ryanggang.

“Las autoridades fronterizas parecen extremadamente ocupadas últimamente ya que el número de arrestos de desertores ha aumentado en el último año. Específicamente, ha habido al menos un aumento del 150% de arrestos durante el mismo período del año pasado en la provincia de Ryanggang”.

Agregó que “en enero del año pasado, entre 30 y 40 personas fueron arrestadas en las primeras dos semanas del Año Nuevo, pero este año, solo el 1 de enero arrestaron a 20 personas. Combinado con el número de personas atrapadas en China y repatriadas, hay hay informes de espacio insuficiente para mantenerlos a todos en las prisiones y los centros de interrogatorio”.

2017 muestra el menor número de deserciones exitosas en Corea del Sur durante la era de Kim Jong Un

Solo 1.127 norcoreanos ingresaron a Corea del Sur en 2017, la cifra anual más baja desde que Kim Jong Un asumió el poder en 2012. Los factores que contribuyen a la disminución incluyen medidas concertadas continuas de las autoridades norcoreanas para tomar duras medidas en la seguridad fronteriza y cooperación con las autoridades chinas.

Según un informe del 5 de enero del Ministerio de Unificación de Corea del Sur, 189 hombres y 938 mujeres, 1.127 norcoreanos en total, llegaron al sur en 2017. Las cifras disminuyeron inmediatamente después del primer año de la era de Kim Jong Un, pasando de 2,706 personas en 2011 a solo 1.502 personas en 2012. El número ha fluctuado, pero se mantuvo bajo a lo largo de los años, con 1.514 personas en 2013, 1.397 personas en 2014, 1.275 personas en 2015 y 1.418 personas en 2016. Finalmente, en 2017 solo 1.127 casos exitosos de ciudadanos de Corea del Norte que llegaron a Corea del Sur: 291 personas menos que en 2016 y nuevamente, el número más bajo hasta la fecha bajo Kim Jong Un.

Además de las medidas físicas destinadas a evitar las deserciones a lo largo de la frontera, las autoridades también intensificaron la propaganda difamando a la sociedad surcoreana para aterrorizar a los residentes y desalentarlos de la idea de desertar.

Recientemente, el director de NK Watch, Ahn Myung Chul, dijo al diario Daily NK: “La vigilancia y la represión fronteriza han seguido intensificándose desde que Kim Jong Un asumiera el poder. Esperan desalentar aún más las deserciones mediante la promoción de propaganda utilizando individuos que han regresado a Corea del Norte después de haber desertado hacia el Sur”.

La cooperación entre Corea del Norte y las autoridades chinas es otro factor importante que contribuye a la caída del número dedeserciones, y la policía del lado chino rastrea regularmente a los sospechosos a pedido del lado norcoreano .

“Incluso después de que las personas paguen grandes sumas de dinero a intermediarios y finalmente crucen a China, todavía tienen que contender con las autoridades chinas que intentan enviarlos de vuelta al norte, haciendo que su viaje a China sea mucho más difícil (que antes)”, dijo Ahn.

Lee (alias), un desertor que ahora trabaja para una organización norcoreana de derechos humanos en Corea del Sur, cree que “el factor de China es la causa central de la caída de las deserciones hacia el Sur” y que la primera etapa del viaje para escapar Corea del Norte “no es un problema tan importante” como viajar por China.

Agregó que “la situación es tan grave que los intermediarios ni siquiera pueden intentar atraer a personas a las llamadas ‘zonas seguras’ en China” debido a los temores de ser atrapados, y eso “si China continúa participando en la represión, incluso las personas quienes arriesgan sus vidas y escapan con éxito del Norte tal vez nunca lo hagan más, y probablemente serán enviados de regreso al Norte”.

Las mujeres siguen formando la gran mayoría de los desertores que llegan al Sur, alcanzando el 83% de los 1.127 que ingresaron en 2017. Del total de 31.339 norcoreanos que desertaron hacia el Sur, 22.345 (71%) han sido mujeres.

* Traducción de Colin Zwirko