Por Kang Mi Jin
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14913&cataId=nk01500

La corrupción está en aumento en Corea del Norte, ya que las órdenes del régimen para obtener “pagos de lealtad” se han transmitido a los funcionarios durante todo el año. Para recaudar estos fondos, los funcionarios han estado extrayendo dinero de ciudadanos comunes en forma de sobornos.

La corrupción ha sido durante mucho tiempo un elemento básico de la sociedad norcoreana, y solo ha crecido más bajo el enfoque de Kim Jong Un hacia la economía de mercado en crecimiento. Los sobornos incluso se han formalizado bajo etiquetas de diversas tarifas de mercado, y las personas se han familiarizado con los nuevos sistemas.

Los funcionarios se están aprovechando de la inestable atmósfera política, creando una atmósfera de miedo para explotar abiertamente a las personas y quitarles su dinero usando las directivas de Kim Jong Un como pretexto. Cuando las personas se quejan a los funcionarios de que un determinado soborno demanda no está en línea con las directivas de Kim Jong Un, simplemente niegan las acusaciones.La gente ha comenzado a referirse sarcásticamente a estos funcionarios como clones de Kim Jong Un.

“Las personas que trabajan en el gobierno están usando su autoridad bajo Kim Jong Un para encontrar todo tipo de razones para exigir dinero a los residentes comunes. Cuando los funcionarios reciben órdenes de ‘superar las sanciones’ a través de la recaudación de fondos, su primera consideración es cómo pueden extraer sobornos de ciudadanos”, dijo una fuente en Corea del Norte a Daily NK el 21 de diciembre.

Los funcionarios que explotan sus posiciones para obtener beneficios personales tampoco son castigados por sus acciones, aunque algunos son castigados ocasionalmente para “dar ejemplo”. Una razón de la falta de consecuencias es que estos sobornos se filtran a través de los rangos, ya que se espera que cada funcionario dé al menos la mitad de los sobornos que recibe a su supervisor inmediato, garantizando esencialmente que todos estén “juntos”.

Los funcionarios de bajo rango satisfacen las demandas (cuotas de soborno) de los funcionarios de mayor rango, que a su vez tapan a los miembros de bajo rango que están recaudado sobornos de la gente, creando una relación simbiótica dentro de los rangos. Naturalmente, son los ciudadanos comunes quienes sufren más bajo este sistema. Los funcionarios de alto rango ignoran la cantidad masiva de corrupción que ocurre en los niveles más bajos y encubren las quejas de los ciudadanos.

“Cada vez que las autoridades comienzan a hablar sobre la eliminación de la corrupción, dan conferencias sobre el tema, pero la cultura del soborno continúa sin cesar. Tales conferencias nunca han hecho mella en la creencia de que nuestro país es la ‘república del soborno’ en lugar de la República Popular.”, dijo la fuente.

002.pngUna hoja de cálculo que detalla los pagos típicos que los ciudadanos comunes deben pagar a los funcionarios de varios rangos. Los funcionarios confían en los ciudadanos para financiar sus propios eventos personales, incluidas fiestas y bodas. Imagen: Daily NK

“En todos los niveles de autoridad, incluidas la fiscalía, MSE (Ministerio de Seguridad del Estado), MSP (Ministerio de Seguridad del Pueblo), etc., los individuos están acumulando una riqueza inimaginable mediante la extracción de sobornos. Los funcionarios han encontrado una manera de ganarse la vida fácilmente a través de la corrupción, pero la gente común sigue teniendo una vida difícil.”, agregó.

Otro efecto del sistema de soborno es que los funcionarios compiten entre sí por quién puede presentar la mayor cantidad de “pagos de lealtad” a sus supervisores. Aquellos que no ofrecen suficiente dinero corren el riesgo de ser etiquetados como “contrarrevolucionarios” y castigados en consecuencia.

A medida que Kim Jong Un pierde más fuentes de divisas debido a las sanciones internacionales, la presión para que los funcionarios obtengan dinero a través de sobornos aumentará.

La cultura de la corrupción no solo está aislada a la policía y las agencias de seguridad. Aquellos en puestos de poder en educación, medicina y muchos otros departamentos también dependen de los sobornos como una fuente vital de ingresos. Por ejemplo, durante el período de examen de ingreso a la universidad, los estudiantes pueden aprobar sus exámenes y entrar en buenas escuelas sobornando a los funcionarios del departamento de educación. Los funcionarios judiciales también han comenzado a exigir sobornos más costosos debido a las dificultades causadas en parte por el aumento de las sanciones internacionales.

A pesar de las afirmaciones de Corea del Norte de un sistema de salud gratuito, varios sobornos extra también prevalecen a lo largo del proceso de adquisición de suministros médicos.

Además de tener que pagar sobornos a los funcionarios en ocasiones especiales, como cumpleaños y bodas, los ciudadanos comunes deben pagar mucho para evitar la movilización forzada en las granjas o en las obras de construcción. Incluso los líderes del inminban (unidad del pueblo de vigilancia del vecindario) en el extremo más bajo de la estructura de la autoridad encuentran constantemente formas de extraer sobornos.

La situación se ha vuelto tan severa que ahora los norcoreanos consideran que su país, desde Kim Jong Un en la cima, hasta el fondo de la sociedad, está completamente consumido por la cultura del soborno.

* Traducido por Colin Zwirko