Por Kang Mi Jin
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14914&cataId=nk01500

[Imagen superior: Soldados (rodeados de amarillo) recogiendo maíz en la región fronteriza de la provincia de Hamgyong del Norte. Se pueden ver oficiales militares en círculos verdes observando a los soldados. Imagen:Daily NK]

Según los informes, los residentes locales de los distritos agrícolas de Corea del Norte realizarán un trabajo extra esta temporada en un intento por asegurar más alimentos para los próximos meses.Una serie de eventos que incluyen sanciones internacionales y una mala cosecha causada por la sequía han dejado a muchos en tiempos difíciles, y los reclutas del ejército también están lidiando con el hecho de que las autoridades no han proporcionado suficientes raciones de alimentos.

“Más gente está preocupada por la comida este año que el año pasado. Aunque el precio del arroz no ha cambiado mucho en los mercados, la gente está especialmente preocupada de que los efectos de las sanciones internacionales sigan aumentando y pronto causen aún más problemas”, dijo una fuente en la provincia de Ryanggang que habló con Daily NK el 27 de diciembre.

“Muchos están teniendo que lidiar con agresivos prestamistas que exigen pagos, por lo que intentan vender artículos en la calle y ni siquiera piensan en volver a casa para celebrar el Año Nuevo. Pero los mercados están llenos y los precios son un poco más bajos y toda la actividad incrementada”.

Aunque los organismos gubernamentales como los militares y los organismos encargados de hacer cumplir la ley recibieron prioridad, al parecer también reciben menos en distribución de alimentos este año. Según la fuente, los militares están muy por debajo de sus raciones alimentarias anuales requeridas, y los agentes de la ley han recibido menos de la mitad de lo que recibieron el año pasado.

“Las fuerzas militares fronterizas han tenido tiempo libre para ir a casa y recoger alimentos para traerlos de vuelta. Hubo soldados en todos los campos en octubre, y escuché a mucha gente expresando lástima por la situación”, dijo.

Una fuente independiente en la región describió cómo los oficiales de la provincia de Ryanggang están “dando a los soldados 2 o 3 meses de permiso para recoger alimentos. Incluso las pequeñas parcelas privadas cerca de instalaciones militares han tenido un desempeño pobre, por lo que algunos oficiales envían a sus familias a vender su ganado en el mercado”

“Las esposas también están recogiendo jabón, zapatos y otros suministros de emergencia que tienen sus maridos (oficiales militares) para venderlos en los mercados rurales”, agregó.

“Los oficiales saben mejor que nadie que deben alimentar a sus soldados para mantener la moral, y que las raciones de harina de maíz con muy pocas calorías solo sirven para para aumentar la desilusión entre ellos”.

* Traducido por Colin Zwirko