Por Seol Song Ah
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14898&cataId=nk01500

[Imagen superior: Diferentes versiones temáticas del calendario de Corea del Norte 2018. Imagen: Daily NK]

Las empresas estatales norcoreanas han estado ocupadas imprimiendo una gama de calendarios de 2018 con una variedad de temas, incluidos muchos que no se centran en la glorificación del régimen de la familia Kim.

“Se puede ver un cambio en la actitud pública hacia los calendarios. Con el paso de los años, los calendarios que representan propaganda de la calle Ryomyong, orfanatos y Mt. Paektu se han vuelto cada vez menos populares”, dijo una fuente en Pyongyang a Daily NK el 19 de diciembre.

Los calendarios de glorificación han visto disminuir las ventas en los últimos años, lo que resulta en precios más bajos en los mercados. En contraste, los calendarios con estrellas de cine se hicieron populares el año pasado, mientras que los calendarios con temas de comida, cerámica y paisajes están siendo populares este año.

La fuente dijo que cree que el cambio revela cómo el sentimiento público se está volviendo contra Kim Jong Un. En lugar de comprar calendarios con un contenido que ven como propaganda engañosa, las personas eligen aquellos que presentan temas más fáciles de identificar.

Por esta razón, las editoriales estatales como Foreign Languages Publishing House y Korea Stamp Company no han tenido más remedio que responder a la demanda de los clientes y solicitar la aprobación para producir calendarios sin propaganda. Explican que el material de propaganda no ingresa tanto dinero para el gobierno.

“En este día y epoca, incluso la editorial Pyongyang debe responder a la demanda de los clientes o arriesgarse a quedar rezagados respecto de la competencia”, dijo la fuente.

Estas compañías editoriales también se han beneficiado de los desarrollos recientes en el transporte y la entrega. Los calendarios suelen imprimirse en Pyongyang por varios editores y aparecen primero en los mercados de Pyongyang, pero luego se distribuyen en todo el país a través de mayoristas.

“Los calendarios de 2018 comenzaron a aparecer en los mercados a principios de diciembre y pronto estuvieron disponibles en todo el país. Cada año, los mayoristas de Pyongyang pueden acaparar el mercado en la distribución de calendarios debido a que se producen en su ciudad”, añadió una fuente en la provincia de Pyongan del sur.

“Los donju (clase media recién aparición) adquieren calendarios directamente de los editores en Pyongyang y luego los venden a los comerciantes en los mercados locales. Los comerciantes y mayoristas de otras partes del país compran miles de copias aquí, luego usan trenes, autobuses, y servicios de taxi para distribuirlos para su reventa en otros mercados”.

Mientras que las oficinas del gobierno del distrito también ofrecen calendarios más simples a los residentes por solo 100 won, en estos días muchos están demasiado avergonzados como para colgar estos en sus hogares, optando por los nuevos calendarios.

Si los consumidores no están satisfechos con estas dos opciones, pueden comprar calendarios digitales chinos importados en el mercado. Sin embargo, estos son a menudo demasiado caros para todos menos para los más ricos de los residentes, vendido entre los minoristas por alrededor de 50-70 dolares.

* Traducido por Colin Zwirko