Por Kim Chae Hwan
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14892&cataId=nk01500

Kim Jong Un ha ordenado a las fuerzas militares del país a lo largo de la frontera con China disparar de inmediato contra otros residentes que intenten escapar del país a medida que el régimen intensifica las medidas para evitar las deserciones.

Las autoridades de Corea del Norte han comenzado a emitir nuevas órdenes para evitar imitar deserciones tras el arriesgado escape del mes pasado por parte de un soldado a través del Área de Seguridad Conjunta (JSA por sus siglas en inglés) de Panmunjom.

Una fuente en la provincia de Ryanggang dijo a Daily NK el 13 de diciembre que se emitieron órdenes el 23 de noviembre que detallaban el incidente de JSA, informando a los soldados que “toda la región fronteriza ahora debería considerarse primera línea de defensa, no solo la frontera”.

Refiriéndose a la frontera con China, la fuente agregó que “se espera que las fuerzas militares estacionadas a lo largo de la frontera tengan un mayor ‘espíritu revolucionario’ y se les ha dicho que conviertan la región fronteriza en una fortaleza impenetrable”.

La orden fue emitida solo 10 días después de la deserción da través del JSA, lo que indica la seriedad con que el régimen ve el incidente.

El régimen puede haber optado por informar a los soldados rápidamente para controlar el mensaje, en lugar de que sus fuerzas escuchen las noticias a través de rumores. La historia de la deserción de JSA aún no se ha publicado a través de los medios oficiales de Corea del Norte.

Parece que el régimen ha estado intranquilo por el evento, ya que ha advertido abiertamente a todas las fuerzas fronterizas durante el entrenamiento militar del 1 de diciembre de este mes que existen órdenes para que cualquier persona que intente desertar sea “disparada inmediatamente”.

Otro aspecto de la nueva orden es que incluso si una persona ya ha cruzado el punto medio de los ríos Tumen o Yalu a lo largo de la frontera con China, los soldados aún deben tratar de matarlos. Anteriormente, a los soldados solo se les permitía disparar a los desertores antes de que hubieran alcanzado el punto medio del río hacia territorio chino.

Sin embargo, no está claro si los soldados realmente seguirán estas órdenes. Aunque Kim Jong Un ha prometido una recompensa de membresía automática del Partido de los Trabajadores a cualquier soldado que dispare exitosamente a un desertor que intenta huir, el incentivo no es particularmente tentador. La mayoría de los soldados saben que la membresía del Partido está disponible para cualquier persona mientras se pague un soborno.

Sin embargo, las políticas de terror de Kim Jong Un puede ser suficiente para garantizar que la orden se cumpla al menos parcialmente. Los soldados también son conscientes de que el incumplimiento de las órdenes puede dar lugar a la ejecución por pelotón de fusilamiento.

Además de la orden, dijo una fuente independiente en la provincia de Ryanggang, Kim Jong Un también anunció su intención de mejorar las condiciones para los militares, ofreciendo caramelos de menta a los soldados que están patrullando. Sin embargo, esto tampoco se considera un cambio significativo con respecto a la política anterior.

* Traducido por Colin Zwirko