Por Kang Mi Jin
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14886&cataId=nk01500

[Imagen superior: Páginas de un directorio telefónico norcoreano sacado del país de contrabando en 2017. Imagen: Daily NK]

El régimen de Corea del Norte ha ordenado recientemente el cierre nacional de los servicios de telefonía fija a medida que intenta cambiar su sistema de números telefónicos. En todo el país, los residentes y funcionarios ordinarios por igual están reaccionando a la medida con abierta frustración. El cambio parece ser en respuesta a un incidente en el verano pasado en el que un directorio telefónico oficial fue sacado clandestinamente del país.

Una fuente en la capital, Pyongyang, informó a Daily NK el 11 de diciembre que “los servicios telefónicos fijos en Pyongyang y en otros lugares han sido suspendidos desde que las autoridades comenzaron a trabajar en cambiar el sistema de números telefónicos. Todo el servicio comercial ha salido perjudicado, incluso las oficinas gubernamentales han salido mal paradas por el cambio”.

Durante el verano de este año, una guía telefónica interna que contenía números de departamentos gubernamentales y otras líneas privadas fue sacada clandestinamente del país, causando un dolor de cabeza a las autoridades.

En cuanto a la filtración, la fuente dijo que “la gente a lo largo de la frontera sospechosa de hacer contrabando de directorios telefónicos (en 2016 y 2017) ha sido arrestada por la policía y el MInisterio de Seguridad del Estado. Es ridículo y no hay nada importante en ellos, pero ya que hay gente fuera del país interesado en ellos, el gobierno ha clasificado todas las guías telefónicas como documentos sensibles”.

Según la fuente, los comerciantes se enfrentan a dificultades con la interrupción ya que ya no pueden coordinar negocios fácilmente con socios en otras regiones. Ahora están luchando para encontrar números de teléfonos móviles para los socios con los que se comunicaron previamente por línea fija.

Otra fuente en la provincia de Hamgyong del Norte agregó que “muchos se sienten incómodos ahora, porque en los mercados de la provincia de Pyongan del Sur no hemos podido contactar con otros comerciantes en el mercado de Pyongsong. Los comerciantes preferimos usar los servicios de telefonía fija debido a tarifas más económicas en vez de usar el servicio de telefonía móvil, por lo que esto realmente nos ha causado muchos problemas”.

Incluso los trabajadores de las empresas estatales se están quejando, exigiendo un rápido retorno de los servicios de línea fija ya que temen mayores costos asociados con el uso de teléfonos móviles. Algunos se han visto obligados a considerar suspender el trabajo como resultado.

Los trabajadores que se van de viaje de negocios también deben usar teléfonos móviles personales para mantener actualizados a sus gerentes sobre sus actividades comerciales, trabajo que generalmente se considera de suma importancia para las autoridades centrales.

Una preocupación persistente significativa es cuánto tiempo demorará restaurar los servicios. Se ha escuchado a personas quejándose del “ritmo de tortuga” del país en comparación con el resto del mundo, sospechando que pueden pasar 6 meses antes de que se restablezca el servicio.

“El personal dentro del departamento de comunicaciones encargado de llevar a cabo el cambio pregunta cómo alguien puede esperar que trabaje duro en el proyecto cuando hay falta de fondos. La gente quiere una nueva política de gobierno en lugar de esperar para siempre de esta forma”, agregó. Añadió una fuente en Hamgyong del norte.

Los servicios de telefonía fija solo estuvieron disponibles para la mayoría de los ciudadanos hacia finales de la década de 1990, comenzando con Pyongyang y luego extendiéndose a las provincias exteriores a principios de la década de 2000. El servicio se hizo especialmente popular entre los comerciantes a medida que las actividades de mercado se expandieron por todo el país en la década de 2010.

* Traducido por Colin Zwirko