Por Kang Mi Jin
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14876&cataId=nk01500

Según informes, las autoridades militares norcoreanas expulsan a miembros de las fuerzas armadas con parientes que desertaron o desaparecieron. El ejército ha comenzado a intensificar los controles de antecedentes e investigaciones para determinar si algún miembro tiene vínculos con desertores.

“Las investigaciones han comenzado recientemente en el Noveno Cuerpo, y algunos miembros ya han sido convocados ante los fiscales. Un dicho común ahora es que ‘no importa lo bien que lo haga, todo puede reducirse por las acciones de un miembro de la familia'”, dijo una fuente en la provincia de Hamgyong del Norte el 29 de noviembre.

“Actualmente, las autoridades están interrogando a soldados conocidos por tener parientes que desertaron o que se sospecha que desertaron debido a una desaparición prolongada. Un oficial del Noveno Cuerpo fue enviado recientemente a su casa desde Pyongyang luego de que uno de sus parientes desertara fue detenido y llevado a prisión tan nada más llegar a su casa”.

Tras el encarcelamiento del agente y la revocación de la membresía del Partido, la fuente supo de un rumor de que “su hermano menor, que había estado sirviendo en una unidad diferente y había abandonado recientemente el ejército para asistir a la universidad, le retuvieron su admisión por un tiempo” como resultado de tener familiares desertores.

También se han informado otros casos en la provincia de Hamgyong del Norte, dijo una fuente diferente en la región. Algunos oficiales militares con miembros de la familia deseertores confirmados están detenidos en espera de juicio. Otros son detenidos bajo sospecha, como un comandante cuya “esposa aparentemente abandonó temporalmente el país por razones económicas, pero se cree que desertó a Corea del Sur”.

“Los oficiales que han sido investigados por fiscales militares por vínculos con desertores ahora están a la espera de juicio en la prisión militar”, dijo, y explicó que temen otra purga militar mayor similar a la llevada a cabo en el Sexto Cuerpo a mediados de los 90.

“Debido tanto a la purga del Sexto Cuerpo como al incidente de Jang Song Thaek, Kim Jong Un ha determinado que la vigilancia y el control particularmente intensos son necesarios en la Provincia de Hamgyong del Norte”, agregó.

La “Conspiración del Golpe del Sexto Cuerpo” representó quizás la mayor amenaza para Kim Jong Il durante su gobierno. Se descubrió que el comisario político del Sexto Cuerpo, con sede en Chongjin, provincia de Hamgyong del Norte, estaba planeando un golpe de Estado. Alrededor de 40 personas, incluidos los líderes, oficiales e incluso sus familias, fueron posteriormente ejecutados. El Noveno Cuerpo después reemplazó al Sexto Cuerpo, que no ha existido desde el incidente.

“Las familias de militares observan que a pesar de las rigurosas investigaciones, las deserciones también persisten en las familias que dejan atrás, por lo que es una prueba del miserable estado del país. Las autoridades tratan las deserciones dentro de las familias militares con aún más severidad y enemistad que las ordinarias Sin embargo, los ciudadanos lo ven como una valiente decisión”, señaló la segunda fuente.

“Se está produciendo un cambio en el pensamiento de los miembros militares ordinarios. Solo porque una persona viste un uniforme militar, no significa que sean necesariamente leal al régimen, una verdad que las autoridades tendrán que aceptar”.

* Traducido por Colin Zwirko