Por Kang Mi Jin
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14846&cataId=nk01500

Están surgiendo informes de resistencia en todo Corea del Norte a la reciente directiva del régimen ordenando a los ciudadanos comprar nuevos medidores de electricidad en el hogar. Múltiples fuentes informan que las personas están viendo el cambio como un intento injusto de extraer impuestos sobre la electricidad.

Una fuente en la provincia sureña de Pyongan dijo a Daily NK el 20 de noviembre que “ya en la primavera pasada, las autoridades comenzaron a dar órdenes a través de unidades de vecinos para comprar los contadores de electricidad, pero la gente no responde positivamente”.

La fuente citó a un residente local que dijo: “Hemos estado recibiendo electricidad a través de paneles solares que instalamos hace años. ¿Por qué el gobierno está tratando de cobrarnos impuestos por ello?”

Según los informes, se ordena a los residentes que conecten los medidores para medir la electricidad obtenida a través de fuentes distintas a la red principal. Otra fuente en la provincia de Ryanggang hizo eco de declaraciones similares provenientes de los residentes, diciendo que “exigir impuestos por la electricidad obtenida a través de nuestros paneles solares no está justificado”.

“Las autoridades de Ryanggang distribuyeron materiales de conferencias el verano pasado exigiendo que los ciudadanos compraran los medidores de electricidad inteligentes de lectura prepago, aparentemente para reducir el desperdicio de electricidad. Pero son caros (alrededor de 240,000 KPW o 30 dólares incluyendo la instalación), y debido a la pobre cosecha y los actuales problemas económicos, no muchas personas están cumpliendo con las órdenes”, continuó.

Los funcionarios encargados de implementar el proyecto también están reaccionando negativamente a la orden. Una persona que trabaja en el sector eléctrico le dijo a la fuente de Ryanggang: “Los contadores de electricidad deberían ser provistos en principio por el gobierno, entonces, ¿quién va a aceptar la orden de comprarlos ellos mismos?”

La resistencia a pedidos como estos comenzó a aumentar luego del colapso del sistema de distribución estatal a mediados de la década de 1990. Desde entonces, el país ha visto el aumento del individualismo y la dependencia del mercado libre, lo que ha provocado un mayor rechazo al control estatal.

Como resultado, el Departamento de Agitación y Propaganda se ha encontrado incapaz de implementar las directivas del régimen. Si bien la producción nacional de electricidad está aumentando como resultado de las sanciones que cortan las exportaciones de carbón, la mayor parte de la electricidad producida por el estado se envía directamente a las élites.

Una fuente adicional en la provincia de Pyongan del sur señaló que la gente está rechazando las medidas porque el gobierno está tratando de recaudar impuestos a pesar de no proporcionar acceso a la electricidad.

“Y sin embargo”, dijo, “las autoridades todavía están tratando de pregonar que la distribución de electricidad ha mejorado”.

* Traducido por Colin Zwirko