Por Seol Song Ah
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14808&cataId=nk01500

DailyNK ha sido informado de que las autoridades norcoreanas convirtieron el campo de trabajo correccional de Tongrim (también conocido como campo 2) en la provincia de Pyongan del Norte en un orfanato el año pasado. Los presos que anteriormente estaban alojados en el Campo 2 fueron trasladados presuntamente al Campo de Trabajos Correccionales de Kaechon (Campo 1) en la provincia de Pyongan del Sur dos años antes, que las autoridades ampliaron para aumentar su capacidad.

Una fuente en la provincia de Pyongan del norte informó a DailyNK el 5 de noviembre que “las directivas son parte del objetivo declarado de Kim Jong Un de mostrar el ‘amor de la nación por sus hijos’. A partir del año pasado, las autoridades comenzaron a detener a los kkotjebi (niños sin hogar), comúnmente vistos cerca de mercados, estaciones de tren y carreteras principales, y los enviaron al sitio de Tongrim”.

“Desde el establecimiento del Orfanato Tongrim, el número de niños sin hogar y vagabundos en la región de Pyongan ha disminuido visiblemente. Los niños que solían apiñarse en las salas de calderas de los restaurantes para dormir por la noche han sido reunidos y enviados al orfanato”. él agregó.

Pero en lugar de un programa de bienestar diseñado para ayudar a los niños, la medida se ve como una justificación para obligar a los jóvenes norcoreanos jóvenes a realizar trabajos forzados.

“Las autoridades no han establecido ningún tipo de programas de educación para los cientos de niños que mantienen allí. En su lugar, se han movilizado para trabajar los campos. Las autoridades centrales incluso han pasado los proyectos de ley a los residentes locales, obligándolos a financiar el orfanato a través de varios impuestos”, agregó.

“Los residentes locales deben entregar grano, ropa y otros artículos al orfanato. Las autoridades luego les dan a los niños 3 míseras porciones de harina de maíz cada día, apenas lo suficiente para sobrevivir”.

Antes de la conversión, los presos alojados en el campo de trabajos forzados de Tongrim (también conocido como “campo de reeducación”) fueron sometidos a palizas frecuentes y obligados a trabajar en condiciones deplorables, agravadas por raciones de alimentos insuficientes. Pero debido al creciente enfoque internacional sobre las violaciones a los derechos humanos del Norte en los últimos años, el gobierno ha lanzado algunas medidas para ocultar los abusos que ocurren en los numerosos campos de prisioneros del país.

El régimen puede haber creído que el campamento de Tongrim era visible para los turistas en la zona debido a su proximidad a la ciudad fronteriza de Sinuiju. Los prisioneros originales fueron trasladados al campo de trabajos forzados de Kaechon, más aislado, en 2014, aunque sus instalaciones no se ampliaron hasta 2016, señaló la fuente.

Las autoridades establecieron el orfanato en 2016. Pero en lugar de remodelar las instalaciones para parecerse a un orfanato real, parece que los niños fueron trasladados a las mismas condiciones a las que los prisioneros fueron sometidos antes de la llamada “conversión”.

“Con toda probabilidad, el régimen intentará mejorar las instalaciones más adelante cuando las relaciones con China mejoren y cuando más turistas comiencen a inundar la zona. Pueden convertir al orfanato en una obra maestra de propaganda, con la esperanza de convencer a los inversores internacionales de su progreso positivo”, dijo una fuente independiente en la provincia de Pyongan del Norte.

Agregó que es probable que las autoridades también usen el orfanato para canalizar a jóvenes al reclutamiento militar, No sin motivo “decenas de niños, de alrededor de 17 años de edad, fueron sacados del orfanato el pasado mes de abril y forzados a formar parte de las Brigadas de Construcción – unidades militares encargadas a proyectos de construcción, independientemente de su estado de salud o capacidad física”.

* Traducido por Colin Zwirko