Por Kim Chae Hwan
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14807&cataId=nk01500

Cada vez hay más informes de saqueos por parte soldados a raíz de las recientes noticias de que las autoridades de Corea del Norte ordenaron a los militares que adquirieran sus propios suministros de alimentos.

Una fuente en la provincia de Ryanggang informó a DailyNK el 2 de noviembre sobre un incidente en la región de Kapsan, donde “soldados de la 43ª b rigada asaltaron los campos una noche a principios de octubre. Todos se reunieron para el ataque sorpresa, desplegándose en las granjas y barriendo con todo el maíz”.

“No es una algo cotidiano para la 43ª Brigada ir saqueando granjas, pero se han vuelto mucho más descaradas este año”, agregó.

La fuente explicó que la causa del reciente saqueo se puede rastrear directamente a órdenes emitidas por las autoridades para que los soldados ‘empiecen a recolectar los suministros de alimentos de los militares este otoño‘.

La 43.ª brigada estacionada cerca de Kapsan es una unidad especial del ejército norcoreano. Primero se estableció como una unidad de fuerzas especiales entrenada en la guerra en montaña y el combate nocturno, con la tarea de proteger los campos de batalla históricos y los “lugares revolucionarios” de la familia Kim de los ataques encubiertos de Corea del Sur.

Kim Jong Il una vez observó el entrenamiento de esquí de la 43ª Brigada, durante el cual proclamó su “espíritu alentador” y aplaudió a la unidad con elogios.

Pero incluso como una unidad militar especial elogiada personalmente por el “Querido Líder”, el hecho de que el gobierno no haya distribuido provisiones ha llevado al deterioro de la unidad.

“Es una desgracia para los soldados que tengan que robar comida porque tienen hambre, pero no debemos culpar a los soldados por completo. El problema es que el régimen no alimenta a sus propios militares, lo que significa que el saqueo continuará”, dijo la fuente.

El saqueo organizado de los campos por soldados se ha convertido en un hecho frecuente en todas las regiones de Corea del Norte, tanto que la gente ha comenzado a referirse a los militares como las “Fuerzas de Represión”, el “Ejército de Bandidos” y el “Ejército de Makhno” – aludiendo a un anarquista ucraniano de la época soviética que el pueblo norcoreano entiende como un infame saqueador. Aunque el régimen se refiere a las fuerzas armadas como un “ejército del pueblo” y un “ejército de la justicia”, la realidad sugiere que las fuerzas armadas del país están insuficientemente abastecidas.

“Durante las épocas Kim Il Sung y Kim Jong Il, los militares al menos fingieron total lealtad hacia el líder y el Partido, pero en estos días solo se preocupan por encontrar comida y ganar algo de dinero. Realmente no importa si tu ejército es 1 o 2 millones de personas enérgicas si casi ninguna de ellas sigue realmente una rutina militar adecuada”, explicó una fuente diferente en la provincia de Ryanggang.

“Después de la liberación (de Japón), Kim Il Sung prometió tierras a los jóvenes y comenzó la (Guerra de Corea), pero ahora todo es tierra de Kim Jong Un, y la gente no siente lealtad hacia el régimen. Estos días, jóvenes los soldados dicen que “si estalla la guerra otra vez, lo primero que haremos es saquear los bancos en Seúl”.

Sin provisiones del gobierno y enfrentando la ardua tarea de recolectar sus propios suministros, se dice que la disciplina entre los soldados se está deteriorando rápidamente, mientras que la actividad criminal está alcanzando nuevos niveles. El continuo abandono de los militares probablemente ocasione una mayor pérdida de confianza entre la gente.

* Traducido por Colin Zwirko