Por Seol Song Ah
Traducido por Josue de Juan
Fuente www.dailynk.com/english/read.php?num=14802&cataId=nk01500

002.jpgUn taxi en Chongjin, provincia de Hamgyong del Norte. Abril de 2017. Imagen: DailyNK

Está surgiendo un nuevo tipo de negocio en las ciudades de Corea del Norte para complementar el creciente número de servicios de taxi. A medida que crece la competencia entre los taxistas, los llamados “pastores” están ofreciendo sus servicios a los conductores para ayudar a atraer clientes.

Una fuente en la provincia de Pyongan del Sur que habló con Daily NK el 1 de noviembre señaló cómo “los propietarios de taxis privados están contratando ‘pastores’ a tiempo parcial para salir y asegurar a los clientes”.

“Hombres y mujeres por igual están apareciendo en este nuevo tipo de trabajo, donde lo único que importa es el carisma y la capacidad de reclutar clientes”, continuó.

Según la fuente, existe una feroz competencia para ser contratado como un “pastor”. La práctica es especialmente común para los taxis de minibuses de larga distancia que obtienen más ganancias si pueden llenar sus camionetas a su capacidad.

Los dueños de los taxis han adoptado así un sistema de incentivos para motivar a los “pastores” a encontrar la mayor cantidad de clientes. Se informa que un pago estándar ronda 1 dólar por cada cliente que obtienen. “Los pastores suelen ganar alrededor de 30 dólares por día, pero pueden ganar alrededor 50 dólares en un día realmente bueno”, dijo la fuente.

Teniendo en cuenta que con 50 dólares se pueden comprar casi 70 kg de arroz en los mercados (donde 1 dólar equivale a 8000 KPW y 1 kg de arroz cuesta 5800 KPW), es fácil ver cómo se ha convertido el reclutamiento algo competitivo para estos roles.

“Mucha gente quiere hacer este trabajo porque hay muchas oportunidades, especialmente porque los ingresos de referencia son relativamente altos”, agregó la fuente.

El crecimiento de la industria del taxi y, posteriormente, de estos nuevos servicios “pastores” es un efecto multiplicador de una mayor competencia entre los comerciantes para adquirir sus productos y llevarlos al mercado más rápido que la competencia.

Las autoridades norcoreanas también han intentado entrar en el negocio, comprando taxis a través de varias compañías estatales para competir con los taxis privados. Estas operaciones tampoco han tenido más remedio que seguir la tendencia y contratar “pastores” para asegurarse clientes.

Pero una fuente independiente en la provincia de Pyongan del Sur dijo que a los “pastores” no les importa si los taxis son propiedad del gobierno o no. “Mientras continúe aumentando la cantidad de taxis, también aumentará el número de personas que intenten llenar este nuevo tipo de servicio”, dijo.

* Traducido por Colin Zwirko