Por Fyodor Tertitskiy, PhD, Universidad Nacional de Seúl
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14725&cataId=nk03600

Las elecciones generales son probablemente el más notable de todos los acontecimientos políticos, fuertemente anunciados y casi imposibles de ignorar. Sin embargo, una de las elecciones de Corea del Norte, la elección parcial de la Asamblea Popular Suprema (SPA) el 19 de julio de 1959, se llevó a cabo en absoluto secreto con la prensa estatal prohibida de informar sobre ello. La cobertura de esta elección fue en gran medida un éxito; no se ha mencionado en ninguna publicación de Corea del Norte hasta nuestros días.

El SPA funciona como el sello en el parlamento de la RPDC. Desde la fundación de Corea del Norte en 1948, la Asamblea Popular Suprema ha aprobado por unanimidad todas las leyes sin ningún tipo de debate o discusión. Se elige de acuerdo con un procedimiento comunista estándar: un candidato se presenta en cada distrito con los votantes que oficialmente se les da la oportunidad de votar a favor o en contra de él. Las primeras elecciones al SPA después del final de la Guerra de Corea se llevaron a cabo en 1957, y los resultados también fueron bastante soviéticos: “99.99% de los votantes participaron, y 99.92% de ellos apoyaron a los candidatos”. Siguiendo este procedimiento, se eligieron a 215 diputados. Sin embargo, la década de 1950 también coincidió con una purga masiva en la RPDC. Después del fracaso de una conspiración anti-Kim Il-sung en agosto de 1956, los individuos que defendían una norma más moderada del país, o se oponían a Kim Il-sung de alguna manera, fueron sistemáticamente purgados. Sólo dos años después de las elecciones, más de la cuarta parte de los diputados electos habían perdido sus mandatos. Se decidió entonces que era necesaria una elección parcial.

El Comité Central del Partido decidió que ningún medio de comunicación discutiría estas elecciones, probablemente para ocultar la escala de la purga. Sin embargo, la embajada soviética fue informada, y el informe del entonces segundo secretario Bakulin sobre estas elecciones revela cierto nivel de detalle.

Según el informe de Bakulin, 5 de los 215 diputados murieron y 51 más fueron purgados entre 1957-1959. De los purgados, 28 eran miembros del Partido de los Trabajadores de Corea (WPK), siete eran del Partido Democrático de Corea del Norte (DPNK) y ocho eran del Partido de los Jóvenes Amigos de Chondogyo (PYFC), mientras que tres diputados fueron enumerados como no siendo miembros de ninguna de las partes. El resto de los diputados purgados representaban a partidos de izquierda surcoreanos de la década de 1940: dos del Partido Republicano del Pueblo, dos del Partido de los Trabajadores y uno de la Unión de Masas Populares.

El informe de Bakulin proporciona una larga lista de individuos purgados. Kim Tal-hyon, Presidente del CC de la PYFC; Kim Pyong-jae, Vicepresidente del mismo partido; Hong Ki-hwang, Presidente de la DPNK; Kim Myong-jun, presidente de la organización Pyongyang de DPNK; Lee Yong, presidente del Frente Democrático para la Reunificación de la Patria y líder del Partido de los Trabajadores; Kim Se-ryul, Presidente de la Liga Budista Coreana; Kim Chang-jun, Presidente de la Liga Cristiana Coreana; Kim Tu-bong, Presidente del Presidium del SPA; Pak Ui-wan, el Viceprimer Ministro; Hyon Chil-jon, Vicepresidente del Presidium del SPA; Chin Pan-su, Ministro de Comercio Interior y Exterior; O Ki-sop, Ministro de Abastecimiento y Adquisiciones; Ryu Chuk-un, Ministro de Industria del Carbón; Chu Hwang-sop, Ministro de Industria Pesquera; Pak Mu, Director de la Agencia Central de Noticias; y Choe Chong-hak, Jefe del Departamento Político Principal del Ejército. Estos individuos eran miembros previamente influyentes de la clase dominante de la RPDC.

En los distritos electorales, los votantes fueron informados directamente de que su diputado fue purgado por “actividad anti-estatal”. La elección parcial se llevó a cabo en 56 distritos con los miembros del WPK en 55 de ellos y Pak sin-dok, entonces presidente de la PYFC, presentándose en el último restante.

El estilo de las elecciones también fue algo diferente a las anteriores. Para las elecciones anteriores al SPA en 1948 y en 1957, había dos urnas en cada distrito, una blanca y otra negra. Un boletín emitido en la caja blanca se contaba como un voto para el candidato y un boletín emitido en la caja negra como un voto en contra. De acuerdo con las regulaciones, se suponía que uno cogía el boletín en la mano y luego ponía la mano en la caja blanca primero y en la caja negra en segundo lugar – y discretamente liberaba el boletín a la caja de la preferencia del votante . Sin embargo, esta norma era desconocida por la mayoría, si no todos los votantes, por lo que los funcionarios fueron capaces de ver quién votó por y quienes votaron en contra de cada candidato.

El sistema fue burlado por los medios de comunicación extranjeros y por lo tanto las elecciones de 1959 se llevaron a cabo de forma más al estilo soviético. Había solamente una casilla de votación roja, y un votante podría haber emitido una voto vacío -que contaba como un voto “por”  el candidato, o se tachaba el nombre del candidato – que contaba como un voto en contra. Había cubículos en cada uno de los distritos electorales, pero un intento de entrar a uno trajo sospechas de intentos de presentar un voto en contra.

Así, los resultados de la elección fueron bastante predecibles. De aproximadamente 1.200.000 votos en 56 distritos, sólo catorce personas (~ 0.00001%) votaron en contra de los candidatos. Estas elecciones tuvieron poca influencia en la historia política de Corea del Norte, ya que el SPA no tiene poder.

Sin embargo, nos enseñan mucho. En primer lugar, muestran la escala de la purga que se produjo en la década de 1950. En segundo lugar, los catorce disidentes fueron las últimas personas en Corea del Norte que votaron alguna vez “no” en unas elecciones, a partir de las siguientes elecciones de 1962 hasta nuestros días, todos los resultados han sido exactamente los mismos: “100.0% de respaldo de los candidatos.” Y, por último, las elecciones muestran lo fácil que es para una dictadura cerrada ocultar incluso estos eventos masivos con más de un millón de participantes. Dado que estas elecciones no fueron reportadas por los medios de comunicación, eran efectivamente desconocidas para el mundo, tal como lo planeaba el WPK. Uno sólo puede preguntarse cuántos tales secretos están ocultos dentro de la tumultuosa historia de Corea del Norte.

* Las opiniones expresadas en columnas de invitados no reflejan necesariamente las de Daily NK.