Por Kang Mi Jin
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14799&cataId=nk01502

Unificación Media Group (UMG): Las mujeres de Corea del Sur están siendo más cuidadosas estos días cuando compran toallitas íntimas (conocidas como compresas en España),  debido a las noticias recientes de que ciertos productos pueden contener materiales cancerígenos. Las consumidoras están ejerciendo su influencia a medida que las empresas emprenden nuevas directivas para desarrollar productos que utilizan materiales totalmente naturales. Pero, ¿qué tipo de productos están disponibles para las mujeres al otro lado de la frontera en el Norte? Hoy hablamos con el reportero Kang Mi Jin para conocer más sobre los hábitos de consumo de las mujeres norcoreanas y cómo el mercado de estos productos ha cambiado en los últimos tiempos.

Kang Mi Jin (Kang): Antes de hablar de los productos disponibles en el mercado de Corea del Norte, primero echemos un vistazo a un producto de Corea del Sur para comparar. Compré una marca de Corea del Sur, ‘Compresas Dasoni’, que en su etiqueta indica que incluye 50 minerales naturales diferentes. También afirma que contiene rayos infrarrojos, que algunos estudios alegan ayuda a reducir los calambres y mejorar la comodidad general durante el período de una mujer. Los consumidores aquí piensan en esto como un producto seguro y confiable.

Dasoni afirma que a través del uso de minerales naturales, son capaces de lograr lo que un desodorante hace, pero sin ningún tipo de químicos antinaturales. También es conocido por tener características efectivas antibacterianas y antiolor, a través de materiales naturales. Como la marca número uno en Corea, Dasoni promociona sus productos como altamente absorbentes, cómodos y efectivos para reducir la sequedad y la picazón.

UMG: Nuestros oyentes en Corea del Norte estarán interesados ​​en conocer los productos disponibles en el mercado de Corea del Sur. ¿Cómo se comparan los productos con los de Corea del Norte?

KMJ: Antes de la década de 2000, las mujeres usaban exclusivamente una especie de gasa suave y ligera hecha de algodón o tela artificial. Desde mediados de la década de 2000, los productos de uso único fabricados en China comenzaron a abrirse camino en los mercados, pero los consumidores en gran parte los consideraron demasiado costosos y pronto desaparecieron. Los comerciantes seguían en los mercados, y la falta de demanda los llevó naturalmente a buscar productos higiénicos femeninos diferentes y más baratos que se vendieran mejor.

Sin embargo, en la actualidad, las Compresas Taedonggang fabricadas en Pyongyang han sacado los productos hechos en China de los mercados. Los comerciantes están promoviendo materiales de alta calidad, comodidad y bajo precio. Sin embargo, la calidad de estas gasas de tela no es exactamente perfecta. Aparentemente no soportan lavados repetidos, por lo que deben desecharse después de 6 meses a un año.

UMG: Parece que este es otro ejemplo más del aumento en la participación de los productos nacionales en los mercados actuales.

KMJ: Así es, y también me sorprendió cuando lo escuché por primera vez de la fuente. Pensé que todavía estaban usando productos chinos. Una cosa a tener en cuenta es que oficialmente se llama ‘Compresa Taedonggang’ en el Norte, ya que no usan la misma palabra que en el Sur (생리대 o Saengnidae en Corea del Sur, 위생 대 o Wisaengdae en Corea del Norte).

Y sí, este es solo un ejemplo de muchos productos norcoreanos que están reemplazando los productos chinos que han dominado los mercados durante décadas. El arroz nacional ahora representa aproximadamente el 50% del mercado, mientras que los dulces y tentempiés domésticos representan cerca del 70% del mercado. Los consumidores están empezando a preferir estos sobre los productos chinos debido a su precio comparativamente bajo y también el hecho de que están hechos a medida de los gustos de Corea del Norte. La gente busca cada vez más productos más baratos debido a las sanciones y la mala cosecha de este año, por lo que las ventas de productos higiénicos femeninos  más baratos también van en aumento.

UMG: ¿Cree que este cambio de preferencia a los productos de fabricación nacional ayudará a mejorar la economía de Corea del Norte?

KMJ: Según la persona con la que hablé en Corea del Norte, la disponibilidad de productos nacionales en los mercados ha ido en aumento. Además, varios productos obtienen actualizaciones en el diseño de paquetes para que parezcan más modernos. Las compreaas solían venderse individualmente sin ningún tipo de embalaje, pero ahora se pueden ver paquetes de 10 en los mercados con instrucciones por escrito incluidas.

UMG: Sabemos que muchos electrodomésticos y otros productos fabricados en Corea del Sur son populares en el Norte, entonces, ¿hay productos higiénicos femeninos de Corea del Sur disponibles en los mercados?

KMJ: La gente en la provincia de Ryanggang, por ejemplo, usa en su mayoría compresas hechas en el país, pero ha habido casos en que las fabricadas en Corea del Sur han llegado a los mercados de la capital. Estas compresas se vendían por 1,000 KPW cada una, pero había una cantidad tan limitada para la venta así que muchos comerciantes en el jangmadang quedaron decepcionados de que no pudieran conseguir ninguna.

UMG: ¿Qué paga un consumidor típico por higiene íntima en Corea del Norte hoy?

Los paquetes de la marca Taedonggang (que contienen 10 compresas) se venden actualmente entre 4.000 y 4.500 KPW en la provincia de Ryanggang, según la fuente. Esto equivale a entre  0.50 y  0.60 centavos de dólar. Por otro lado, un paquete de diez de toallitas de una sola capa se vende por alrededor de 7.000 KPW, mientras que la versión de dos capas es de 10.000 KPW por paquete de diez, lo que equivale a entre  0.85 y  1.25 centavos de dólar.

UMG: Gracias por proporcionarnos información sobre esta área específica de los mercados, ayudándonos a comprender poco a poco la imagen completa de los productos disponibles en los mercados de Corea del Norte.

001

Precios mostrados en KPW y actualizados al 24 de octubre de 2017.

*Translated by Colin Zwirko