Por Kim Sung Il
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14800&cataId=nk01500

El gobierno de Corea del Norte está ordenando un aumento de impuestos en un supuesto intento por mejorar la infraestructura en ruinas del país. La iniciativa para mejorar la infraestructura de transporte y electricidad a través de aumentos de impuestos aún más se está viendo como otro intento de las autoridades para explotar a la población.

Corea del Norte afirma regularmente que el país es una “nación libre de impuestos”, pero incluso estas afirmaciones se están desvaneciendo. Las fuentes dentro del país informan que tales iniciativas impositivas revelan la naturaleza paradójica de la sociedad norcoreana y los métodos desproporcionados e indiscriminados usados ​​por aquellos en el poder para explotar a los residentes comunes para su propio beneficio.

Una fuente en la provincia de Pyongan del sur informó a Daily NK el 31 de octubre que “las autoridades han notificado su intención de reemplazar los contadores de electricidad, exigiendo a los ciudadanos pagar una tarifa de 240,000 KPW (aproximadamente 30 dólares americanos) a la oficina local de distrito, después del pago el electricista saldrá a instalar el nuevo medidor”.

La iniciativa parece destinada a permitir que el gobierno calcule con mayor precisión el uso de electricidad y genere más ingresos fiscales. En áreas rurales y otros lugares que carecen de medidores de electricidad, el uso se calcula en función de la cantidad de electrodomésticos en el hogar de una persona.

Estas recientes presiones están dirigidas a todas las familias en la ciudad capital de Pyongyang. Según la fuente, el gobierno ha advertido que “cualquier hogar que no cumpla con la orden de reemplazar su medidor de electricidad deberá pagar una multa de 10 veces la tarifa de uso base”.

La fuente notó que las personas están reaccionando diciendo: “¿No se trata simplemente de otro intento sin sentido de extraer dinero (de la gente)?” y agregan que, “a raíz de las recientes sanciones, la gente está cada vez más preocupada y sensible (a estas directivas)”.

Otra fuente en Pyongyang informa que las autoridades también están instalando puestos de peaje en las principales autopistas en las afueras de Pyongyang para cobrar peajes a los que ingresan a la ciudad. El trabajo está programado para finalizarse a finales de este año. Actualmente hay cuatro carreteras principales que conectan Kaesong, Wonsan, Nampo y Hyangsan a Pyongyang.

Se dice que los peajes cobrados a los automovilistas se destinan a mejoras de la infraestructura y también a aumentar la vigilancia sobre los que ingresan a la ciudad.

“La gente ahora debe pagar para estacionarse en todas las calles alrededor de las estaciones de ferrocarril, restaurantes e incluso vecindarios residenciales. Hay funcionarios que monitorean estas áreas y andan exigiendo una tarifa de 1,000 KPW por hora”, dijo la fuente, y agregó que anteriormente, los propietarios locales como los restaurantes mismos a veces cobraban tarifas de estacionamiento, pero ahora el Consejo del Pueblo se ha hecho cargo de los cobros.

* Traducido por Colin Zwirko