Por Kim Sung
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14796&cataId=nk01500

[Imagen superior: The Okryugwan, un restaurante norcoreano en el centro de Pekín. Aunque los coches estaban estacionados afuera, no había clientes en el restaurante. Imagen: DailyNK, 21 de octubre.]

El mes pasado, China notificó oficialmente a las compañías norcoreanas que operan en el país que deben abandonar China en un periodo de 120 días. DailyNK visitó recientemente un restaurante norcoreano llamado The Okryugwan en el centro de Beijing durante la hora del almuerzo, pero descubrió que el establecimiento estaba casi vacío.

El patrocinio de los restaurantes norcoreanos en China ha ido disminuyendo a medida que el régimen de Kim Jong Un avanza con su armamento nuclear y las pruebas misilísticas. La última prueba nuclear en septiembre parece haber sido la gota que colmó el vaso.

En relación con esto, el Ministerio de Comercio de China y la Administración Estatal de Industria y Comercio anunciaron en su sitio web el 28 de septiembre: “De conformidad con la Resolución 2375 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, las empresas conjuntas chino-norcoreanas y las empresas de capital extranjero en China debe cesar las operaciones”.

De acuerdo con la medida, las compañías relevantes deben cerrar antes del 9 de enero de 2018.

Hay más de 100 restaurantes de Corea del Norte en China, y la mayoría opera como empresas conjuntas con socios chinos. Parece que Corea del Norte ha admitido que los chinos tienen la intención de mantenerse firmes en la decisión.

“Kim Jong Un ordenó la retirada de todos los trabajadores extranjeros y trabajadores de restaurantes de China a fin de año”, dijo una fuente cercana a los asuntos de Corea del Norte durante una llamada telefónica con DailyNK el 26 de octubre.

También hay informes de que los comerciantes norcoreanos que viven en China vuelven a casa. Un artículo de Radio Free Asia del 5 de octubre citó a una fuente en China que dijo que las autoridades chinas cerrarán por la fuerza todas las empresas conjuntas que no se hayan cerrado a principios del año próximo.