Por Seol Song Ah
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14792&cataId=nk01500

Después de un período de crecimiento sin precedentes, el mercado inmobiliario de Corea del Norte está experimentando una desaceleración tras la implementación de sanciones internacionales. Además de los fluctuantes precios en los mercados generales, el valor de los grandes desarrollos de departamentos nuevos, así como los proyectos de viviendas más pequeñas, han experimentado una caída considerable en los últimos meses.

“La interrupción en el comercio con China ha llevado a la inestabilidad del mercado, que a su vez ha afectado los precios de la vivienda en los principales distritos de Sinuiju. Mientras que las unidades se vendían por decenas de miles de dólares (USD) el año pasado, los precios comenzaron a caer desde esta primavera pasada, y han seguido cayendo desde entonces”, informó el 23 de octubre una fuente en la provincia de North Pyongan.

La reciente recesión representa una caída significativa del 30% en el valor de la vivienda en Sinuiju. “Otoño suele ser la temporada alta para las ventas de viviendas, pero todo este discurso sobre la guerra ha provocado un fuerte declive en el interés de los clientes. Apenas el otoño pasado, los apartamentos más modernos recién construidos se vendían por 100,000 dólares, pero ahora incluso 70,000 dólares se considera demasiado caro”, agregó la fuente.

Como resultado, las empresas comerciales responsables de la construcción y venta de estas unidades se encontraron en una situación difícil. Mientras siguen pidiendo precios considerados aceptables en el pasado, insistiendo en que el comercio se reanudará pronto, los compradores están exigiendo precios que reflejen la reciente caída del valor. El mercado inmobiliario en Sinuiji se ha desacelerado debido a este enfrentamiento entre compradores y vendedores.

El mercado de vivienda de Sinuiju, el segundo más valioso en Corea del Norte detrás de Pyongyang, ha experimentado un constante crecimiento interanual. Los distritos cercanos al punto de entrada de las aduanas y la estación principal de tren han experimentado el mayor desarrollo, manteniendo el ritmo de una tendencia general al alza en el comercio transfronterizo.

Pero la pérdida de actividad comercial debido a las sanciones ha paralizado las economías locales en estas áreas. Menos tráfico significa menos dinero en circulación y menos confianza en el mercado, lo que conduce naturalmente a un mercado inmobiliario debilitado.

“Otras ciudades también están experimentando un shock similar en sus mercados de vivienda. El valor de las casas en Pyongsong y Sunchon se disparaba antes de la última crisis, pero se ha reducido significativamente en los últimos meses”, explicó una fuente en la provincia de Pyongan del Sur.

“En Pyongsong, un apartamento cerca de la estación de tren costaba 60,000 dólares el pasado enero, pero ahora el valor ha bajado a 50,000 dólares. Incluso las casas fuera de la ciudad que alguna vez se vendieron por 5,000 dólares ahora cuestan alrededor de 3,200 dólares. Los compradores se sienten más envalentonados mientras los vendedores pierden su influencia, y los precios siguen cayendo como resultado”.

Mientras tanto, el mercado inmobiliario para nuevos desarrollos también ha afectado a personas comunes y comerciantes intentan vender sus propios inmuebles.

La fuente describió cómo “muchas personas buscan alquilar una habitación en casas compartidas improvisadas después de vender sus propias casas, aunque los precios de alquiler se han duplicado de alrededor de 50,000 KPW a 100,000 KPW por mes. El alquiler de estas habitaciones en las ciudades principales se ha encarezido hasta los 30 dólares por mes”.

De esta forma, las actividades comerciales paralizadas y un cambio en la demanda hacia opciones más baratas, como viviendas privadas, han alimentado la actual crisis del mercado inmobiliario, y es poco probable que la demanda de nuevos desarrollos vuelva a los niveles anteriores hasta que se reanude el comercio transfronterizo.

* Traducido por Colin Zwirko