Unificación Media Group
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14786&cataId=nk00100

Daily NK y Unification Media Group entrevistarán víctimas de abusos y transmitirán extractos de los testimonios grabados a oyentes en Corea del Norte como parte de unas actividades más amplias para apoyar al Centro de Investigación y Documentación sobre Derechos Humanos en Corea del Norte (establecido en noviembre de 2016 en virtud Ley de Derechos Humanos de Corea del Norte de Corea del Sur). Se espera que esto conciencie a la población de Corea del Norte de que el mundo exterior se solidariza con su opresión y sirva de advertencia a los perpetradores de que algún día rendirán cuentas.

UMG: Hoy nos acompaña la Sra. Park Myong Shim. En nuestro episodio anterior, Park describió cómo su madre fue arrestada por distribuir películas drama de Corea del Sur, y cómo ella misma fue emboscada y arrestada por agentes de seguridad del estado que la esperaban en el punto de encuentro de su madre. Sra. Park, usted mencionó que estuvo detenida en un centro de detención de seguridad del Ministerio de Estado durante un mes. ¿Qué pasó después de que te llevaran al centro de detención?

Park: los agentes de seguridad del estado me esposaron inmediatamente después de mi arresto y me sujetaban de ambos lados mientras me arrastraban. Todas mis posesiones fueron confiscadas tan pronto como entré en la oficina de Seguridad del Ministerio de Estado y fui completamente despojada de ropa para una cacheo corporal. Mis posesiones fueron inspeccionadas por un agente de seguridad masculino; fue muy detallado con su búsqueda y escaneó todo, desde mi bolso hasta las suelas de mis zapatos. El cacheo corporal fue realizada por un agente de seguridad femenino.Estos agentes responsables de realizar búsquedas corporales no saben de qué delitos se les acusa a las personas, pero debe quitarse toda la ropa de todas formas.

Le pregunté por qué tenía que quitarme toda la ropa, y ella respondió que el cacheo del cuerpo debe realizarse desnuda. Explicó que esto era necesario ya que algunas mujeres que regresan de China esconden dinero en sus genitales y ano. Tuve que ponerme en cuclillas varias veces. Esta parte del proceso fue muy humillante. Fue empeorado por los agentes de seguridad masculinos que me miraban desde detrás de la puerta de acero. Después de la inspección, me quitaron el cinturón, cremalleras y cordones de mis vestidos, ya que podrían usarse para suicidarse. Tampoco puedes usar zapatos en un centro de detención. Esta fue la primera vez que fui severamente maltratada en toda mi vida.

UMG: Se sabe que los centros de detención tienen malas condiciones. ¿Cuál fue tu experiencia?

Park: No me permitieron levantar la cabeza. La estructura interna del edificio era bastante compleja, y solo podía ver el suelo, así que no pude ver bien la estructura del edificio. Una vez que te acercas a tu celda, te hacían gatear a cuatro patas. Hubo cuatro celdas unisex durante mi tiempo en el centro de detención de seguridad del estado de Hoeryong. Mi celda estaba justo al final del pasillo y tuve que pasar lentamente por las primeras tres celdas, por lo que no podía mirar entre las barras de las puertas de las celdas.

La celda tenía una pequeña puerta de acero solo lo suficientemente grande para que un perro entrara y saliera. Me arrastré por la puerta para encontrar una habitación de menos de cuatro metros cuadrados. Los barrotes en la puerta eran más altos que el nivel de los ojos de una persona sentada, por lo que los prisioneros no pueden ver afuera mientras se sientan. Los prisioneros tenían que dar la espalda a la puerta y mirar hacia las paredes. Había un respiradero pequeño, del tamaño de dos manos, cerca del techo, pero no entraba luz solar ni aire.

Alrededor de 20-30 personas se sientan en este pequeño espacio. Todos están sentados con las piernas cruzadas, mirando a la pared todo el día. Estar en esta posición, además de no poder hablar, me mareaba mucho después de tres o cuatro horas.

UMG: ¿Con qué se alimentaban?

Park: cuando llegaba la hora de la comida, los presos se daban la vuelta para comer. No creo que ni siquiera un animal comiera la comida que comimos. Mezclaron polvo de maíz crudo molido con agua, con el calor del verano causando terrones de moho flotando en la parte superior. Tan pronto vi esos trozos de moho, no pude obligarme a comerlo. Me moría de hambre durante los siguientes cinco días. Esto coincidió con la temporada de los monzones, cuando llueve frecuentemente y la humedad es alta. El suelo estaba hecho de tablas de madera y la forma del suelo se volvió irregular, por lo que estar en una habitación como esta hace que te duelan las rodillas y que tus articulaciones se entumezcan después de cuatro o cinco días. Llegas a un punto en el que ni siquiera puedes sentir dolor. Fue uno de los momentos más difíciles de mi vida.

UMG: ¿Cómo soportaste todo sin comer nada? ¿Alguien se desmayó?

Park: Sí, había personas que no podían soportarlo y se desmayaban. Si una persona se desmaya, todos en la celda son castigados, entonces tratamos de evitar que eso suceda presionándonos fisicamente unos contra otros.

Poco a poco comencé a experimentar conmociones físicas después de cinco días sin comer. En este punto, sentí que no tenía sentido luchar para continuar. Después de renunciar a que no había forma de salir de esto por mí misma, mi cuerpo y mi mente comenzaron a sentirse paralizados. Llegué a una etapa en la que dejé de sentir dolor, y finalmente me desmayé después de diez días.

UMG: ¿Qué pasos se toman cuando alguien se desmaya? ¿Recibes tratamiento?

Park: El Ministerio de Seguridad del Estado no quiere que las personas bajo investigación mueran, ya que la responsabilidad de una muerte cae en sus manos. Recuperé la conciencia tres días después de desmayarme. Lo que sucedió fue que los agentes de seguridad me golpearon hasta que desperté porque pensaron que intentaba suicidarme. No hay medicina para prisioneros, solo palizas. Pregunté por qué estaba cubierto de hematomas sangrientos por todo mi cuerpo, y me dijeron que era para despertarme y ayudarme a recuperar el conocimiento. Luego fui arrastrada en esa condición para ser interrogado.

UMG: ¿Cómo se realizó el interrogatorio?

Park: Primero, te dan un bolígrafo y papel y te ordenan que escribas por qué has sido enviado allí. Pero no sabía por qué fui arrestada, ¿qué podría escribir? Me senté allí sin escribir nada, antes de que el agente de seguridad comenzara a preguntarme cuáles eran los nombres de mi padre y mi madre y continuó haciendo otras preguntas. Así es como obtienen una confesión. Si no hablas en absoluto, te arrojan todo tipo de insultos, diciendo cosas como “eres una hija de un **** que vendió su propio país”.

UMG: ¿Tenías solo 19 años cuando te interrogaron, también te golpearon severamente?

Park: ser golpeada o pateada era la norma. Me golpearon con tablones de madera y cinturones de cuero usados ​​por los agentes de seguridad. Cogerte del pelo y golpearte contra la pared también era un castigo diario. Yo era joven y mujer, así que ese era el alcance de la violencia. Los adultos son golpeados más severamente. No puedo olvidar los gritos que escuché provenientes de la celda de al lado.

UMG: Además del dolor físico, debe haber tenido un precio mental extraordinario cuando te obligaron a confesar los llamados crímenes de tu madre. ¿Los agentes de seguridad te amenazaron con exprimir esa confesión?

Park: no escribí una larga confesión, y entonces pensaron que estaba escondiendo algo. Después de una serie de sesiones de interrogatorio más minuciosas, me enviaron de vuelta a mi celda. Me llamaron después de dos o tres días para una nueva ronda de interrogatorios. Continué resistiendo y me negué a confesar. Un agente de seguridad me mostró una copia de la escritura de mi madre. Por lo general, la traían en persona, pero intentaron confesarme sobre con su confesión escrita a mano. El agente de seguridad me mostró lo que mi madre había escrito durante el proceso de interrogatorio y me presionó para que confesara. El agente amenazó con matar a mi madre justo en frente de mí y enviar a toda mi familia a un campo de prisioneros políticos acusados ​​de espionaje. El agente me mostró esposas, cinturones, pistolas y tablones de madera, diciendo que no tendría una muerte limpia o fácil.

UMG: Eventualmente, fuiste liberada del centro de detención. Pero tu madre fue luego enviada a un campo de prisioneros políticos. ¿Cómo se ven afectadas las relaciones matrimoniales en un caso como este?

Park: Que yo sepa, las parejas separadas se divorcian automáticamente. Fue el mismo caso para mis padres.

UMG: ¿Cómo fue tu vida después del centro de detención?

Park: la vida se volvió más dura por fuera. Soy originaria de Onsong, pero fui detenida en Hoeryong. Cuando volví a casa, había mucha especulación sobre mí. La oficina de seguridad del estado de Onsong me llamaba continuamente y me interrogaron durante un mes más o menos. Cuando estaba en casa, gente del Ministerio de Seguridad del Estado a nivel provincial, militar y municipal me seguía. Yo preguntaba: “¿Ya terminaron la investigación?”, Pero decían que tenían asuntos pendientes y continuaron intentando forzarme a confesar.

Si alteraba incluso una palabra de mi confesión original, sería acusada de mentirosa y castigada. Así que tuve que memorizar exactamente cada palabra de mi confesión y repetirla una y otra vez. No podía soportar vivir así después de dos meses, temía que me llevaran al igual que a mi madre. Así que salí de mi casa, sin decírselo a mi padre, y me fuí.

UMG: ¿Estás en contacto con tus padres?

Park: No, no he podido contactarlos. Escuché que mi madre fue enviada al campo de prisioneros políticos de Yodok y mi padre fue enviado a un campamento de reeducación en Susong.

UMG: Puede que no escuchen esta transmisión, pero ¿hay algo que quieras decirle a tus padres?

Park: Antes que nada, madre y padre, muchas gracias por traerme a este mundo. Me arrepiento inmensamente de nunca haberles dicho “te amo” a ninguno de los dos. Espero desesperadamente que los dos sigan vivos en Corea del Norte. Es posible que no puedan escuchar la historia que conté aquí hoy, pero espero que llegue a otros residentes norcoreanos. Querida gente de Corea del Norte, encuentre la libertad lo antes posible. El país en el que vives no es un lugar para los seres humanos. Mis padres están encarcelados en campos de prisioneros políticos, pero las autoridades norcoreanas se niegan a admitir la verdad. Haré lo mejor que pueda hasta el día en que me reúna con mis padres. Continuaré haciendo todo lo posible para testificar y compartir mis historias de abusos contra los derechos humanos que suceden en Corea del Norte.

El Código Penal y la Ley de procedimiento penal de Corea del Norte tienen disposiciones contra la tortura y el trato inhumano. Los delincuentes están protegidos por el artículo 242 del Código Penal y los artículos 6, 37, 167 y 222 de la Ley de procedimiento penal. El artículo 37 de la Ley de procedimiento penal estipula que las confesiones obtenidas por presión y / o influencia no se admitirán como pruebas. Sin embargo, el Departamento de Seguridad del Estado de Corea del Norte sigue utilizando la violencia, el chantaje y otras tácticas coercitivas para forzar confesiones. Como parte del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la comunidad internacional hace un llamamiento a Corea del Norte para que ponga fin a las violaciones de los derechos humanos que ocurren dentro de sus instalaciones de detención.

* Traducido por Suki Son