Por Kim Chae Hwan
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14789&cataId=nk01500

Según los informes, fuentes locales de Corea del Norte se sorprendieron recientemente cuando, según fuentes de Hyesan, provincia de Ryanggang, los comerciantes que vendían artículos ilegales se rebelaron contra las Fuerzas de Reacción Rápida que exigían sobornos.

“A principios de este mes, en el aniversario de la fundación del Partido (10 de octubre), las autoridades de las Fuerzas de Reacción Rápida (RRF) comenzaron a rodear el jangmadang en Hyesan ‘de acuerdo con la festividad’, exigiendo sobornos de los comerciantes. Sin embargo muchos huyeron de la escena, y algunos respondieron: “¿Cuántas veces hemos tenido que pagar a las autoridades este mes?”, informó una fuente en la provincia de Ryanggang Daily NK el 24 de octubre.

Kim Jong Il estableció el RRF dependiente del Ministerio de Seguridad del Pueblo (MPS) y le encargó a la unidad “acabar con los elementos subversivos de la sociedad” y a los que intentan incitar disturbios contra el gobierno. La directiva principal de la organización era suprimir el malestar civil y “proteger al Estimado Líder y su gobierno”. Sin embargo, desde que Kim Jong Un llegó al poder, el grupo se ha convertido en otro brazo generador de beneficios del régimen, con la tarea de extraer dinero de la gente.

Los sobornos exigidos por el RRF se suman a los otros aranceles que los comerciantes deben pagar a la unidad de gestión del mercado, a la policía y a los agentes del Ministerio de Seguridad del Estado (MSS) en días feriados nacionales. El aumento de tales actividades oficiales es otro resultado de la corrupción desenfrenada incrustada en los sistemas del país.

Teniendo en cuenta los orígenes y los objetivos oficiales de RRF, la opinión predominante es que no tienen ningún negocio que invada los mercados para que tengan que acosar a los comerciantes. Los residentes han señalado que hay otras tres organizaciones gubernamentales que ya cumplen ese rol.

“Además de la situación ya caótica en nuestro país, parece que cada persona que obtiene algún poder solo lo usa para explotar a las personas y aprovechar hasta el último céntimo que tienen, incluso de los pobres y oprimidos. No hay esperanza para el personas, y no hay nadie en el poder para ayudarles”, dijo una fuente independiente en la provincia de Ryanggang.

“Las autoridades no tienen reparos en destruir las vidas de las personas. El mero hecho de ver a las autoridades en los mercados está llevando a las personas a nuevos niveles de temor a medida que se extrae más y más dinero de la gente”.

* Traducido por Colin Zwirko