Por Kang Mi Jin
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14781&cataId=nk01500

[Imagen superior: Residentes deshierban campos cerca de Hoeryong, provincia de Hamgyong del Norte. Imagen: Daily NK]

Según informes, algunos de los agricultores de Corea del Norte afirman su intención de rechazar asistencia anticipando la futura movilización de ciudadanos por parte del gobierno. Aunque las autoridades todavía no han recibido las directivas de movilización este año, muchos aldeanos rurales creen que no pueden satisfacer las necesidades de los trabajadores adicionales.

Una fuente en la provincia de Ryanggang informó a Daily NK el 18 de octubre que “en un buen año de cosecha, ahora sería el momento de la movilización, pero este año los agricultores se niegan a aceptar tal ayuda. Temen que no haya suficiente comida para todos movilizando a los trabajadores, especialmente considerando la mala cosecha”.

Otra fuente en la provincia de Jagang confirmó esta tendencia y afirmó: “Los agricultores ya no están tan atareados en comparación con los años anteriores, por lo que las circunstancias no justifican la necesidad de más asistencia”.

“Muchos se sienten aliviados de no tener que recibir trabajadores movilizados este año, pero no lo dicen abiertamente. Todos están ocupados lidiando en cómo asegurar suficientes alimentos para el próximo año. El año pasado incluso se podían ver tallos caídos de arroz rechazados en el borde de la carretera o personas que recorrían los campos después de la cosecha para recoger restos, pero este año las personas son mucho más cuidadosas con su inventario”, explicó la fuente de Jangang.

Las sanciones internacionales también están cobrando su precio. La fuente afirmó que la gente, tanto en las ciudades como en el campo, está experimentando inestabilidad en los precios del mercado como resultado, forzando a algunos comerciantes a abandonar las ciudades en busca de mejores oportunidades.

“En estos días vemos una gran cantidad de comerciantes establecidos en la ciudad que se instalan en el campo. Solía ​​ser que las aldeas rurales eran bastante hospitalarias, pero las condiciones actuales requieren una recepción más prudente este año”, dijo la fuente de Ryanggang.

Explicó que los rendimientos limitados también significa que las personas deben renunciar a platos especiales de temporada, en lugar de ello, ahorran hasta el último grano de arroz para sobrevivir. “La gente está acostumbrada a comer platos tradicionales en el otoño como tteok (pasteles de arroz), pan y sopa de fideos de papa. Pero la gente será mucho más austera este año, preparando solo lo mínimo, incluso en ocasiones especiales”, dijo.

“Centrándose exclusivamente en calorías, las personas optan por alimentos más simples y más baratos. Están sacrificando su ganado para vender la carne y usar las ganancias para comprar mayores cantidades de arroz, maíz y otros granos para almacenar para la próxima temporada”.

* Traducido por Colin Zwirko