Por Kang Mi Jin
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14784&cataId=nk01500

[Imagen superior: El círculo amarillo indica un guardia frente a un mural idolátrico y el círculo rojo muestra un patrullero encargado de proteger tales monumentos. Imagen: Daily NK]

Las autoridades de Corea del Norte han emitido órdenes para aumentar la seguridad de las instalaciones y monumentos que idolatran a la familia Kim. El objetivo del pedido parece ser doble; para prevenir incidentes y fortalecer la unidad nacional.

“Se han dictado órdenes para aumentar la atención hacia torres, pinturas al óleo y murales de la “vida eterna” ubicados en todo el país. Los oficiales de seguridad pública (policía) han sido movilizados como patrullas nocturnas”, dijo una fuente de Pyongyang a Daily NK durante una llamada telefónica el 20 de octubre.

“Las agencias siempre han estado diciendo: ‘Usad luces para iluminar estatuas y pinturas de los tres generales del linaje del Monte Paektu (la dinastía de la familia Kim) y cuidenlas completamente para asegurarse de que los elementos hostiles no puedan dañarlas.’ Las unidades locales están aumentando la cantidad de personal encargado de fortalecer la seguridad [hacia los objetos de idolatría] “.

Cuando se le preguntó sobre el alcance del impacto del pedido, explicó que “cubre las pinturas al óleo y pueblos y ciudades. También incluye iniciativas de vigilancia ampliadas para las imágenes de los líderes de las escuelas regionales. En el pasado, guardias especiales eran enviados a vigilar estos artículos durante las vacaciones. La razón detrás del cambio sigue sin estar clara.

Antes de esto, se asignaban guardias especiales para inspeccionar objetos de idolatría día y noche durante ocasiones especiales, como el aniversario de Kim Il Sung y el cumpleaños y la muerte de Kim Jong Il, Año Nuevo y festividades como Chuseok (el festival tradicional coreano de la cosecha de otoño). Ahora, se envían guardias para proteger los artículos también en otras temporadas, como la concurrida temporada de cosecha. Al ver esto, los residentes dicen entre ellos que: “La situación del país no pinta nada bien.”

Las sanciones internacionales contra Corea del Norte han afectado significativamente los precios de los productos en la economía del Norte. A medida que la situación continúa deteriorándose, el régimen parece estar tratando de consolidar los sentimientos de unidad o propósito común protegiendo los objetos de idolatría. También es probable que el régimen intente distraer a los residentes y mantenerlos ocupados para evitar el descontento social o la agitación en contra del liderazgo que podría resultar del empeoramiento de las condiciones económicas.

El aumento de las patrullas alrededor de las estatuas y los murales es particularmente notable en la ciudad capital de Pyongyang.

“En la mayoría de las regiones de Pyongyang, se está suministrando electricidad para iluminar los objetos de propaganda más importantes desde las 7 p.m. hasta las 5 a.m. Los patrulleros y otros guardias de seguridad están protegiendo los sitios por turnos”, dijo una fuente separada en Pyongyang.

Agregó que en las regiones donde el suministro de energía no es confiable, los comités locales del partido buscan fuentes fiables de electricidad. En consecuencia, muchos han comprado paneles solares para llevar a cabo las nuevas directivas. Los funcionarios y la policía están trabajando juntos para ocuparse de los objetos de idolatría, pero hay muy poca lealtad genuina en el proceso.

La misma fuente explicó las verdaderas motivaciones para seguir estas órdenes: “Esperan mejorar su posición profesional, evitar el despido o simplemente continuar en sus roles actuales. Algunos de los policías se gastan su dinero en los paneles solares, por lo que piensan que es importante protegerlos de todos modos.”