La joven norcoreana Grace Jo tuvo la desdicha de vivir su infancia durante la peor hambruna de la historia de su país. Entre los numerosos intentos por escapar a China, vio morir a su padre y a cuatro hermanos y tuvo un paso por los infernales campos de concentración del régimen de los Kim. Hoy, a los 26 años, vive refugiada en los Estados Unidos y cuenta al mundo su terrible historia

Leer artículo en Infobae