Unification Media Group
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14765&cataId=nk01502

Unification Media Group (UMG): Con la festividad de Chuseok terminada y el clima refrescándose, las personas de Corea del Norte están comenzando los preparativos para la cosecha de otoño. El reportero Kang Mi Jin se une a nosotros para discutir cómo los comerciantes están respondiendo a los rumores de una mala cosecha.

Kang Mi Jin (Kang): Aunque los surcoreanos disfrutaron de una larga semana de vacaciones para Chuseok, los norcoreanos solo recibieron un solo día de vacaciones oficiales. La mayoría probablemente haya trabajado durante las vacaciones, incluso si las vacaciones hubieran sido tan largas como las del Sur, debido a las terribles condiciones económicas.

UMG: Los norcoreanos se movilizan con frecuencia para cosechar, ¿habrá un repunte de tal movilización en la próxima temporada?

Kang: Chuseok marca el inicio de la temporada de cosecha para la mayoría de las personas en Corea del Norte, según la región. Los habitantes de la provincia de Hwanghae del norte y del sur, el “granero” del país, así como en muchos otros lugares, están ocupados preparándose para la cosecha.

Aunque los aldeanos rurales estarán ocupados para la cosecha, algunos se sorprenden al saber que también es un momento extremadamente ajetreado para los habitantes de las ciudades. Después de que el sistema de distribución del estado colapsó en la década de 1990, la mayoría de los ciudadanos tuvieron que valerse por sí mismos, por lo que incluso los de las ciudades se involucraron en negocios relacionados con la cosecha; recolectando grano y revendiéndolo más tarde, por ejemplo.

Pero con los rumores de una mala cosecha este año, muchos en las ciudades están trabajando el doble para asegurar una gran cantidad de comida en caso de que los suministros se vuelvan escasos o los precios suban demasiado en los mercados.

UMG: Entonces, ¿la gente de la ciudad ahora se dirige al campo para trabajar o para asegurar alimentos?

Kang: Sí, eso está sucediendo. La combinación de una mala cosecha este año y la aplicación de sanciones más fuertes ha significado que los mercados han visto una fuerte caída en los clientes. Cuando los negocios en los mercados disminuyen, los comerciantes tienden a aventurarse y establecer sus puestos dondequiera que haya gente, así que estoy escuchando que los puestos y la actividad del mercado se pueden ver en todo el lugar ahora. La norma en estos casos parece ser el de venta por trueques, y muchos incluso dicen que están más cómodos intercambiando artículos por otros artículos en lugar de por dinero en efectivo.

Hablé con una fuente por teléfono hace un par de días, que me contó de tal caso, donde un comerciante que vende algodón de azúcar en Hyesan empacó su equipo y tiene la intención de instalarse durante aproximadamente un mes en la Granja Colectiva Manjongbo cerca de Paekam en la provincia de ryanggang

La fuente pasó a describir la situación y dijo que “el comerciante fue a dar un paseo en un camión que típicamente transporta a este tipo de personas y sus mercancías, y se enteró de una abundante cosecha de patatas. También supieron que otra persona viajaba para controlar sus granjas de cebada, que comenzaron las cosechas en agosto, aunque aún no estaban seguros de si fue una cosecha exitosa”.

UMG: ¿Qué tipo de artículos aceptan los comerciantes típicamente como trueque en estos “mercados móviles”?

Kang: Aunque varía ligeramente dependiendo de la región, he escuchado que los artículos comunes son artículos de cocina como platos y tazones, así como artículos para el refrigerio. Ropa como jumpers o incluso hanboks también se utilizan con frecuencia como trueque. Muchos también prestan atención a las necesidades de la región; Por ejemplo, los comerciantes en las regiones más húmedas lo están cambiando con botas de lluvia.

Los utensilios de cocina son populares porque el otoño también es una gran temporada de bodas, por lo que estos artículos pueden ser útiles durante las celebraciones. Los aperitivos se consideran bastante fáciles de obtener y pueden resultar valiosos como moneda, especialmente para los niños que intentan encontrar otros artículos en el mercado. Aunque se dice que es un año de mala cosecha, no significa que los comerciantes o consumidores estén reduciendo sus actividades de mercado.

El comerciante de algodón de azúcar que mencioné anteriormente dijo que podían recibir 2 kg de patatas por solo 3 palitos de algodón de azúcar. Si bien un palo normalmente se vende por 500 KPW en la provincia de Ryangang, el algodón de azúcar ha adquirido una nueva importancia en estos tiempos, al parecer. La fuente dijo que, aunque el tamaño del algodón de azúcar es ridículamente pequeño, la gente está ansiosa por la oportunidad de comer algo dulce y están dispuestos a regalar cantidades desproporcionadas de sus cosechas para algunos intercambiandolos”.

UMG: ¿Seguirán muchos comerciantes esta tendencia, yendo al campo y a las granjas para encontrar más clientes?

Kang: Se está volviendo algo así como una tendencia, ya que la gente escucha sobre el éxito de otros haciendo este tipo de cosas, pero, por supuesto, algunos han tenido éxito y otros han fracasado. A muchos les resulta más fácil mudarse a sus lugares de origen o donde tienen familiares, ya que pueden tener conexiones o simplemente conocer gente en la calle, lo que es mejor para los negocios. Un comerciante que no es familiar para todos y que parece nuevo puede no hacerlo tan bien, o incluso podría ser atrapado por las autoridades ya que este tipo de negocio móvil es ilegal. Si uno entra en una nueva región, generalmente paga un soborno a las autoridades locales o agricultores o comerciantes prominentes para que realicen negocios allí.

UMG: Gracias por tomarse el tiempo para describir la situación actual en el terreno. Parece que estos comerciantes están tomando riesgos y haciendo lo que sea necesario para llegar a fin de mes a pesar de la mala cosecha.

001

Todos los precios se muestran en KPW y actualizados a partir del 10 de octubre de 2017.

* Traducido por Colin Zwirko

* Editado por Lee Farrand