Por Kang Mi Jin
Traducid por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14735&cataId=nk01500

Se ha informado de que las autoridades norcoreanas en la provincia de Ryanggang han iniciado una represión contra los llamados vendedores “saltamontes” que llevan a cabo negocios no registrados cerca de los mercados generales sancionados por el estado.

“El número de personas que venden bienes en las calles de la ciudad cerca de los mercados y puentes ha disminuido notablemente debido a que el Comité Popular Provincial ha emitido instrucciones para acabar con los vendedores ”saltamontes”. Hay muchos de estos vendedores que optan por pagar sobornos a cambio por ser eximido de la movilización agrícola durante la temporada de cosecha”, dijo una fuente en la provincia de Ryanggang a Daily NK el 18 de septiembre.

“Los residentes que solían llevar sus negocios en las calles ahora están moviéndose para evitar las represalias que comienzan temprano en la mañana. Algunos residentes que solían comerciar bajo el puente de Uiyeon Baekchol se han cansado de huir y se han trasladado a las zonas rurales.”

“Los vendedores “saltamontes” a menudo dicen que es “doblemente agotador”, ya que tienen que estar constantemente en movimiento para evitar las represalias”.

El régimen se ha abstenido de las medidas de represión contra los comerciantes independientes, al tiempo que promueve la imagen de Kim Jong Un como líder para las personas que permiten las actividades de libre mercado. También ha permitido que el gobierno recaude con un ingreso en impuestos casi igual a estos comerciantes al mismo tiempo. El impuesto también se ha aplicado a todos los vendedores ”saltamontes” fuera de los mercados, que están obligados a pagar el 50-70% del impuesto al mercado ordinario.

Sin embargo, las medidas han demostrado ser una espada de doble filo para Kim Jong Un, ya que estos vendedores han adquirido una mayor libertad de movimiento, residencia e incluso ocupaciones que alguna vez fueron estrictamente controladas por las autoridades.

“Las medidas enérgicas contra los vendedores “saltamontes” pueden haber sido implementadas con prisa para evitar un debilitamiento ideológico percibido que ha surgido del aumento en la actividad del mercado”, dijo la fuente.

Sin embargo, no está claro cuánto tiempo las autoridades norcoreanas tratarán de acabar con los vendedores “saltamontes”. A principios de año se inició una restricción a las actividades comerciales, pero pronto se convirtió en una práctica el pagar tasas como un impuesto al mercado. Esto puede surgir también para los vendedores  “saltamontes” a su debido tiempo.

“La mayoría de los residentes creen que estas medidas de represión son sólo campañas temporales y saben que las autoridades no podrán renunciar a los ingresos fiscales que reciben de estos comerciantes”, dijo una fuente independiente en la provincia de Ryanggang.

“Algunos residentes se quejan de que la vida no ha sido más fácil bajo Kim Jong Un. Con el fin de apaciguar ese descontento, es probable que las medidas de represión se aflojen después de las movilizaciones de la cosecha de otoño se hayan completado”.

* Traducido por Yejie Kim

* Editado por Lee Farrand