Kim Chung Yeol
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14733&cataId=nk01500

El gobierno norcoreano ha reforzado las medidas represivas contra el uso de teléfonos móviles y deserciones hacia china, mientras que el gobierno chino ha intensificado sus medidas de represión contra la actividad de contrabando. Recientemente, dos soldados norcoreanos cruzaron el río para hacer llamadas desde un teléfono móvil chino prestado. Aunque la deserción, el saqueo y las amenazas de los soldados norcoreanos son frecuentes en la cuenca del río Tumen, donde la frontera entre China y Corea del Norte es más estrecha, tomar prestados teléfonos chinos es inusual.

“Al amanecer del 16 de septiembre dos soldados de la Guardia de Fronteras de Corea del Norte aparecieron en la orilla del río Tumen en la provincia de Jilin y tomaron prestado un teléfono móvil de un chino que pescaba en ese momento”, dijo a Daily NK una fuente familiarizada con los asuntos norcoreanos.

“Uno de los soldados preguntó al pescador chino si podía tomar prestado su teléfono para hablar con un amigo que se comunicaba con ambas partes (China y Corea del Norte)”.

Las aguas del río Tumen en la zona están sólo a la altura de la rodilla, y el ancho del río es inferior a 50 metros.

“El hombre chino dijo que los soldados parecían tener más de 30 años y que no tenían armas, a pesar de que llevaban uniformes militares y desaparecieron después de agradecer al hombre por prestar el teléfono en coreano”, dijo una fuente diferente en China con conocimiento de la situación.

Una fuente en la provincia de Hamgyong del norte agregó, “los soldados no hicieron ninguna otra demanda o amenazas, pero el pescador dice que terminó asustado y se fue del lugar rápidamente después de que le devolvieran su teléfono. Recientemente las autoridades han confiscado teléfonos chinos de algunos de los soldados de la guardia de fronteras para no permitir la comunicación con el mundo exterior. El incidente actual parece haber surgido debido a estas circunstancias “.

* Traducido por Yejie Kim

* Editado por Lee Farrand