Por Kim Chae Hwan
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14727&cataId=nk01500<

Los funcionarios del Ministerio de Seguridad Pública de la ciudad de Hoeryong, provincia de Hamgyong del Norte, se han convertido recientemente en el foco de controversia después de su falta de voluntad para hacer frente a un incidente de violencia doméstica en el lugar.

Según fuentes dentro del país, una mujer fue golpeada continuamente por su marido durante 30 minutos durante un incidente, su vecina reportó los gritos a la policía. Sin embargo, el agente de seguridad que llegó a la escena declinó hacer cualquier pregunta sobre su condición física y dejó el lugar diciendo que la pareja necesitaba “resolver las disputas domésticas ellos mismos”.

Después del incidente, el marido continuó golpeando a su esposa con mayor severidad, que terminó sólo cuando la mujer cayó inconsciente y más tarde fue llevada en un hospital mental por trastorno de estrés postraumático.

“La esposa fue constantemente agredida por su esposo y ahora está viviendo en un hospital psiquiátrico. La gente está diciendo:” ¿Cómo puede la policía no castigarlo? “Los policías simplemente objetaron sus obligaciones bajo la excusa de que no pueden interferir en las disputas domésticas” informó una fuente al DailyNK el 13 de septiembre.

El Ministerio de Seguridad del Pueblo de Corea del Norte (MPS, por sus siglas en inglés) es una organización cuya misión es proteger las vidas y la propiedad del estado y de su gente. Su personal está encargado de mantener el orden social, pero se dice que evalúa cada incidente de acuerdo con los beneficios potenciales que pueden obtener de él.

“Los oficiales del MPS nunca se involucran en casos en los que no pueden recibir dinero del soborno y ni siquiera se preocupan si alguien está muriendo. El reciente reciente podría haberse evitado si el marido hubiera sido arrestado”, añadió una fuente independiente en la provincia de Hamgyong del Norte.

Aunque existen leyes y sistemas para prevenir esa violencia en Corea del Norte, están mal implementados. El código penal revisado en 2012 estipula que cualquier persona que asalta a otra persona puede enfrentarse a penas de hasta un año (asalto), al igual que una persona que abusa a alguien bajo su protección (abuso). Además, el artículo 2 de la Ley de protección de los derechos de la mujer, adoptada en diciembre de 2010, estipula el principio de igualdad entre hombres y mujeres.

“Las autoridades sólo hacen falsas amenazas, pero en realidad no toman medidas apropiadas, los agentes de seguridad ni siquiera interferirán en las peleas públicas en las calles”, dijo una mujer de 40 años en condición de anonimato.

“Los agentes de MPS sólo se enfocan en mantener el poder de Kim Jong Un. Tienen poco interés en la seguridad de los residentes”.

* Traducido por Yejie Kim

* Editado por Lee Farrand