Por Kang Mi Jin
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.dailynk.com/english/read.php?num=14724&cataId=nk01500

Después de que Corea del Norte realizara su sexta prueba de armas nucleares el 3 de septiembre, los precios de la gasolina subieron. Los precios de los productos básicos diarios y el grano fueron los siguientes. Hasta hace poco, los precios de tales bienes en Corea del Norte se mantuvieron relativamente estables a pesar de las rondas consecutivas de fuertes sanciones internacionales dirigidas al Norte. Pero ahora las acciones de la comunidad internacional han comenzado a tener efecto, despertando la preocupación entre los residentes sobre el potencial de subir siempre precios.

Este aumento de precios comenzó a ocurrir antes de que las Naciones Unidas aprobaran por unanimidad su última ronda de sanciones. La Resolución 2375 del Consejo de Seguridad -que fue aprobada el 11 de septiembre- contiene algunas de las disposiciones más estrictas, incluyendo la prohibición de importar textiles norcoreanos y una restricción de las exportaciones a Corea del Norte a sólo el 30% de los niveles actuales. Sin embargo, como el precio de los bienes aumentó antes de la adopción de 2375, los analistas se preguntan qué hay detrás de este salto.

Según fuentes internas, el costo de un kilogramo de arroz era de unos 5.800 KPW a finales del mes pasado en Pyongyang, la provincia de Pyongan, en la ciudad de Sinuiju, y en la ciudad de Hyesan, provincia de Ryanggang. El 5 de septiembre, los precios rebasaron los  6.000 KPW y han seguido aumentando lentamente. Después de la prueba nuclear del Norte, los precios de la gasolina subieron fuertemente en todo el país. El arroz y otros granos siguieron su ejemplo a su debido tiempo.

Informadores ubicados en las regiones fronterizas cerca de China – que han servido durante mucho tiempo como centros de comercio y contrabando – también están notando la subida de precios. Una fuente de la provincia de Ryanggang explicó a Daily NK el 11 de septiembre: “Cuando escuchamos acerca de las sanciones económicas en el pasado, hubo sólo ligeros aumentos en el costo del arroz, pero ahora estamos viendo un tipo diferente de efecto.”

“A pesar de que actualmente estamos en plena época de cosecha de maíz, el maíz se vende a 2.700 KPW por kilogramo, [vendido por sólo 1.900 KPW por kilo a finales de agosto]. Los comerciantes no han estado demasiado preocupados hasta ahora, pero ahora que vemos los precios del maíz aumentando durante la temporada de cosecha, parece claro que la situación económica seguirá deteriorándose”, dijo.

Viendo que el costo del gasóleo y la gasolina aumentan, algunos comerciantes han pronosticado que esto hará que el precio de otros productos aumenten también, y por lo tanto, han respondido mediante la reducción del número de productos disponibles para la venta. Al hacerlo, esperan ser capaces de venderlos a un precio superior tiempo después. Esta oferta reducida, a su vez, ha impulsado el aumento de los precios.

Además, a medida que los informes y rumores del mundo exterior penetran más en Corea del Norte, cada vez más personas están llegando a darse cuenta de que los amigos más cercanos de Corea del Norte, especialmente China, participan significativamente en las sanciones. Esta información también ayuda a aumentar los precios.

Un pobre rendimiento en la cosecha de maíz este año también está jugando su papel. Las severas sequías en la primavera han dañado las cosechas de granos como el maíz.

Los comerciantes de Corea del Norte están haciendo todo lo posible para mantener el contacto con el mundo exterior para que puedan averiguar información sobre cómo la situación internacional afectará su sustento. La fuente explicó: “Los residentes que comercian con comerciantes chinos tiemblan de temor porque están preocupados de que los bienes que comercian pueden verse restringidos o subir de precio.”

Los residentes están especialmente preocupados porque los precios están aumentando tanto para los productos alimenticios como para otras necesidades diarias.

En una llamada telefónica con Daily NK el 10 de septiembre, una fuente de la provincia de Kangwon dijo: “El agua de manantial se estaba vendiendo por 500-600 KPW, pero aumentó alrededor de 500 KPW. En esta época del año, una parte de el queso de soja más caro se podía vender a 1.100 KPW, pero ahora pasa de los 1.300KPW.”

También es posible que el aumento de los precios de la gasolina se deba parcialmente a un esfuerzo de las autoridades para restringir el suministro con el fin de racionar. Kim Jong Un, percibiendo una reducción inminente en el comercio y el suministro de gasolina, podría haber comenzado a almacenar alimentos y petróleo en almacenes militares y privados – comportamiento que ciertamente bloquearía las redes de distribución basadas en el mercado.