El padre Gerard Hammond recibió un premio y los elogios del Papa Francisco por su trabajo humanitario en el territorio hostil que gobierna Kim Jong-un