Por Lee Sang Yong
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14698&cataId=nk01500

Según fuentes dentro de Corea del Norte, más mujeres se están involucrando en la industria del comercio sexual en regiones de Corea del Norte con poblaciones flotantes, como la ciudad de Sinuiju de la provincia de Pyongan Norte.

“Las mujeres de veintitantos años se pueden ver frente al Hotel Kapmun en Sinuiju, solicitando clientes”, dijo la fuente de la provincia de Pyongan del Norte en una llamada telefónica a Daily NK el 28 de agosto. “Las mujeres están cerca de la entrada del hotel y preguntan a los hombres que pasan, ‘¿Quieres recibir un masaje antes de irte?’ “

“Si uno va a la calle principal o alrededor de la estación en el centro de la ciudad, es fácil ver a 200-300 mujeres que trabajan como prostitutas. Si son capaces de encontrar un cliente, suelen pagar alrededor de 100 yuanes (aproximadamente US $ 15), de los cuales solo les pertenecen 20 yuanes (3 dólares) “, continuó la fuente.

Según la fuente, el precio es diferente dependiendo del área. En Sinuiju, cuesta alrededor de 150 yuanes estar con una mujer de unos veinte años y 100 yuanes para una mujer de treinta años. A veces la policía (agentes del Ministerio de Seguridad Pública) proporcionará algún nivel de seguridad por un precio, pero en otros casos, las mujeres salen por su cuenta.

Cuando se le preguntó sobre la razón detrás del aumento de las mujeres que ingresan en el comercio sexual, la fuente señaló que es un efecto secundario de la comercialización del país. “Algunas mujeres que son incapaces de participar en la economía de mercado de formas convencionales están utilizando la prostitución como una forma de ganar dinero. No requiere de capital y es una manera fácil de ganar dinero en comparación con otros tipos de trabajo”.

La fuente describió la razón de una mujer de Sinuiju para implicarse en el comercio del sexo: “Su marido fue dado de alta del servicio militar después de ser inhabilitado. Incluso si le amputan una pierna, no le proporcionan compensación ni ayuda, por lo que no tuvo más remedio que ganarse la vida y apoyar a la familia recurriendo a la prostitución”.

Cuando se le preguntó acerca de cómo las cosas han cambiado con el tiempo, una fuente en la provincia de Pyongan del Sur dijo: “Hace un tiempo, no había muchas prostitutas en Sinuiju, Pyongsong de la provincia de Pyongan Sur o Wonsan de la provincia de Kangwon. Pero ahora la industria está floreciendo en todo el país, y esto ha atraído a más mujeres a unirse “.

Destacó que las mujeres ofrecen ´hielo´ (metanfetamina) a sus clientes masculinos, diciendo: “Ahora que el uso de drogas ilegales se está propagando en Corea del Norte, los residentes tienen otro problema que afrontar que hace que sus vidas sean difíciles”.

* Editado por Lee Farrand