Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14695&cataId=nk01500

001Un campo de maíz en la provincia de Hamgyong del Norte que cuenta con puestos de guardia (dentro del círculo amarillo). De archivo: NK diario

A medida que se aproxima la temporada de la cosecha de maíz, los soldados de baja jerarquía en Corea del Norte son alentados por sus superiores a robar comida.

Aunque las autoridades norcoreanas han estado enfatizando una postura de “preparación para el combate” para la “guerra total” con Estados Unidos, los militares en cambio parecen mucho más centrados en conseguir alimentos.

“Los soldados jóvenes cansados ​​del hambre implacable suelen desertar del ejército para robar alimentos, incluso los oficiales militares están alentando la práctica”, dijo una fuente en la provincia de Hamgyong del Norte al Daily NK el 23 de agosto.

“Los oficiales del ejército están instruyendo a sus soldados, agotados después del entrenamiento, a comer maíz en los campos porque la guerra es inminente e incluso amenazan a sus soldados diciendo, ‘Si os desnutris a pesar del permiso de comer el maíz, enfrentarán dificultades.

En las regiones septentrionales de Corea del Norte, la cosecha de maíz comienza generalmente a principios de septiembre. Los residentes han comenzado a proteger sus granjas y pequeñas explotaciones agrícolas día y noche. Sin embargo, los soldados jóvenes, fuertes y bien armados todavía pueden robar a pesar de estas medidas.

“Un soldado que no consigue suficiente comida durante la cosecha de otoño se considera tonto, los soldados están robando alimentos usando cualquier método que se les ocurra.” Además, como los militares hacen la vista gorda hacia estas actividades debido a la falta de  comida dentro del ejército, incluso las tierras de cultivo colectivas y los campos privados se están convirtiendo en los blancos de los ataques alimenticios “, dijo la fuente.

“Los soldados que llevan grandes sacos de maíz no madurado se pueden ver con frecuencia en los mercados y venden el maíz a precios baratos a los comerciantes que han hecho tratos por adelantado”, señaló una fuente en la provincia de Ryanggang.

Se ha convertido en una práctica generalizada para los soldados norcoreanos robar comida de los residentes, ya que el suministro estatal de alimentos no ha funcionado correctamente desde el período de hambre conocida como la Marcha Ardua en Corea del Norte a mediados y finales de los noventa.

La situación se mantiene incluso durante los períodos de formación de alta intensidad que se derivan de niveles elevados de tensión política. Las escasas raciones del ejército siguen siendo las mismas a pesar del entrenamiento intensificado, y los soldados hambrientos son incentivados a robar comida de los residentes locales.

“Debido a esto, muchos residentes están criticando al ejército, diciendo, ‘¿Cómo vas a pelear una guerra con estos ladrones?’ Algunos están argumentando que los militares deben crear primero un ambiente en el que los soldados no tengan que robar en primer lugar”, señaló la fuente de Ryanggang.

002Los residentes de una aldea cerca de la ciudad de Sinuiju en la provincia de Pyongan del Norte guardan el maíz plantado cerca de la casa. De archivo: Daily NK

* Traducido por Yejie Kim

* Editado por Lee Farrand