Corea del Norte está al borde de otra crisis de hambruna, que tendría efectos aún más graves por las sanciones y el recorte de ayuda humanitaria de la comunidad internacional. Su líder, mientras tanto, encargó más cohetes y cabezas explosivas