Por Kang Mi Jin
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14675&cataId=nk01500

El régimen está extendiendo la duración del envío de trabajadores de ultramar de Corea del Norte en un intento de generar más ingresos mientras están bajo sanciones internacionales. Se ha emitido una orden ejecutiva para identificar nuevas maneras de obtener más ingresos de mano de obra en el extranjero. Este es probablemente un intento por parte del régimen Kim de aliviar el impacto de la Resolución 2371 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que prohíbe a los países importar más trabajadores de Corea del Norte.

Bajo circunstancias normales, los trabajadores despachados por las autoridades pasan entre 3-5 años en un país extranjero para ganar dinero para el régimen, pero la nueva orden ha eliminado esta línea de tiempo.

“Algunos trabajadores de fábricas de ropa habían estado esperando órdenes de regresar a Corea del Norte, pero ahora hay nuevas órdenes para que permanezcan en el extranjero”, dijo una fuente interna en China durante una llamada telefónica con el Daily NK.

“Las instrucciones son encontrar rápidamente un nuevo trabajo para los trabajadores que actualmente están en China, y no esperar el permiso oficial”, continuó la fuente. Esto significa que si no hay contratos oficiales disponibles, los trabajadores deben ser enviados a trabajar en puestos no oficiales.

Cuando se le preguntó acerca de los detalles, la fuente agregó: “En la provincia de Liaoning, la ciudad de Dandong, grupos de trabajadores son llevados a hoteles y restaurantes y enviados a trabajar por unos pocos días todos juntos Existe el peligro de que los trabajadores intenten desertar, pero mientras se mantenga la orden, las autoridades seguirán colocando a los trabajadores de esta manera”. Bajo circunstancias típicas, los trabajadores norcoreanos están sujetos a una vigilancia casi constante y controles estrictos.

Las sanciones más recientes aprobadas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas introdujeron los primeros límites obligatorios a los trabajadores norcoreanos en el extranjero, declarando que “todos los Estados miembros no excederán en cualquier fecha posterior a la fecha de adopción de la presente resolución el número total de autorizaciones de trabajo para los nacionales de la RPDC proporcionados en sus jurisdicciones en el momento de la adopción de esta resolución”. La nueva orden del régimen para mantener a los trabajadores en sus puestos actuales en lugar de que regresen a su país puede ser interpretado como un intento de compensar estas medidas.

Después de la introducción de la nueva resolución, las autoridades norcoreanas han observado que las colaboraciones con las corporaciones chinas han empezado a disminuir.

Otra fuente china con conocimiento de los desarrollos dijo: “La mano de obra de Corea del Norte es barata, por lo que existe una ventaja para las empresas chinas de usarles, pero la repentina retirada de los trabajadores es un reflejo de las medidas internacionales y las órdenes de las autoridades norcoreanas. Esto podría resultar en daños significativos a las empresas, por lo que las empresas chinas no tienen la intención de contratar a muchos trabajadores de Corea del Norte”.

En realidad, los trabajadores de Corea del Norte siguen siendo empleados por empresas que colaboran con agencias norcoreanas en las ciudades de Dandong, Jilin y Yanji de China. Sin embargo, la atmósfera general se ha vuelto más tensa y las actitudes están cambiando, señalan las fuentes locales.

Algunas empresas chinas ya están sintiendo el aguijón de seguir tratando con Corea del Norte.

“Las dos partes han establecido acuerdos. Pero gracias a las nuevas sanciones internacionales, algunos productos producidos en colaboración con Corea del Norte ya han sido enviados de vuelta al norte”, dijo la segunda fuente, añadiendo que a raíz de estos desarrollos, las empresas comerciales de Corea del Norte que están en China ganando dinero para el régimen se han visto afectadas significativamente.

“Estamos sufriendo dificultades en este momento, pero las cosas son más difíciles para la parte de Joson (Corea del Norte). A medida que pasan los días, el bloqueo económico se hace más fuerte, y el ingreso de divisas alimentado desde el exterior hacia el Norte está disminuyendo. Y como las exportaciones también están siendo bloqueadas, podríamos esperar que las fuentes de financiamiento se sequen en ambos lados”.

* Editado por Lee Farrand