Según es tradición, en Corea del Norte tres generaciones de una familia pagan el presunto crimen político de una persona. Por eso en las ciudades-prisiones hay escuelas: llegan niños, y nacen en cautiverio. Pero el sistema no es de enseñanza como al otro lado del alambre de púa

Leer artículo en Infobae