Por Jieun Kim
Traducido por Josue de Juan
Fuente http://www.rfa.org/english/news/korea/defectors-07272017153340.html

El Ministerio de Seguridad del Estado de Corea del Norte ordenó secretamente a las agencias locales que informen a las familias de desertores a Corea del Sur que no enfrentarán medidas punitivas si regresan a su país, como parte de una tentativa de atraerlos al norte, según fuentes dentro del país.

Las fuentes de la provincia de Hamgyong del Norte, cerca de la frontera con China, dijeron al Servicio Coreano de la RFA bajo condición de anonimato que las agencias locales de seguridad deberían trasladar a los desertores que regresan del sur a sus ciudades natal y reasignarlos a sus laboresregulares sin preguntas.

“El Ministerio de Seguridad del Estado dio una orden secreta a las agencias de seguridad en cada provincia a principios de este mes… para persuadir a las familias para que induzcan a los desertores a regresar”, dijo una fuente.

“Funcionarios de seguridad en el condado de Musan de [North Hamgyong] visitan a las familias para convencer a los familiares que han desertado para que regresen. Están enfatizando que el Estado no acusará a los que regresen de desertar y no serán castigados”.

Según la fuente, los funcionarios de seguridad están celebrando reuniones en cada distrito -que contienen cinco o seis unidades de vigilancia del vecindario conocidas como Unidades del Pueblo- para discutir medidas para prevenir la deserción.

“La agenda general de la reunión es que no debe haber ningún intento de deserción de Corea del Norte”, dijo.

“Los agentes de seguridad también están visitando familias desertoras y las presionan para que hagan que los desertores vuelvan a casa”.

Una segunda fuente de Hamgyong del norte confirmó que a principios de este mes el Ministerio de Seguridad del Estado había entregado la orden secreta a las agencias de seguridad en todas las provincias.

“Los funcionarios de seguridad de cada provincia, con el fin de mejorar su desempeño laboral, deben hacer todo lo posible para visitar familias desertoras y tratar de persuadirlas”, dijo, agregando que el regreso de desertores puede llevar a promociones para los funcionarios.

“El Distrito de Trabajadores de Yusun en la ciudad de Hoeryong [del norte de Hamgyong] es conocido por tener muchos desertores. Su ubicación geográfica [a través del río Tumen de la provincia china de Jilin] es ventajosa para la deserción, la ciudad tiene un suelo de baja calidad [por lo que la vida como agricultor es difícil], por lo que es raro encontrar una familia en la que no haya alguien que no haya desertado”.

La fuente dijo que la gente ha estado cada vez más indagando acerca de las maneras de dejar a Corea del Norte en los mercados del país.

“Hay muchos comerciantes procedentes de las provincias de Pyongan y Hwanghae a áreas cercanas a la frontera entre Corea del Norte y China”, dijo.

“Deben ser los que buscan posibles rutas de deserción”.

Tema crítico

Como el desempeño laboral está ahora vinculado al número de desertores que un funcionario de seguridad puede convencer para regresar al norte, es claro que las deserciones se han convertido en un tema crítico para el régimen de Kim Jong Un, dijeron las fuentes.

Después de que Kim asumió el poder en 2012, instituyó una política de “muerte para los involucrados en deserciones” y menos personas en posiciones de poder han estado dispuestas a arriesgarse a ayudar a otros a huir del recluido estado estalinista.

Una orden que proteja a los desertores de enfrentar el castigo si vuelven a casa significaría una desviación sustancial de la política anterior.

Grupos de derechos humanos dijeron a RFA en mayo que “el costo de cruzar el río” comenzó a aumentar rápidamente después de que Kim tomó el poder después de la muerte de su padre Kim Jong Il de un ataque al corazón y trabajó para asegurar su control sobre la nación.

Según el Ministerio de Unificación en Corea del Sur, entre 1.200 y 1.500 desertores de Corea del Norte se han trasladado al sur en los cinco años desde 2012, en comparación con entre 2.400 y 2.900 en los cinco años anteriores.

Reportado por Jieun Kim para el Servicio Coreano de RFA. Traducido por Leejin Jun. Escrito en inglés por Joshua Lipes.