Por Kim Chae Hwan
Traducido por Josue de Juan
Fuente https://www.dailynk.com/english/read.php?num=14630&cataId=nk01500

Antes de ser asesinado en abril de 2016, un coreano étnico llamado Han Chung Ryeol era el pastor de una iglesia en la ciudad china de Changbai, en el perímetro del Monte Paektu, que se extiende a lo largo de la frontera sino-coreana. Un agente del organismo de seguridad y de inteligencia de Corea del Norte ha confesado estar involucrado en el asesinato del pastor Han.

El Pastor Han era conocido por proveer ayuda a desertores en China y apoyar actividades misioneras en el Norte. Fue encontrado con heridas de cuchillo en el cuello después de desaparecer en abril de 2016.

No hubo indicios sustanciales sobre el asesinato por algún tiempo, lo que dificulta el cierre del caso. Recientemente, un norcoreano admitió por su propia voluntad su participación en el caso, diciendo que recibieron instrucciones del Ministerio de Seguridad del Estado del Norte (MSS). Hubo rumores de que el asesino recibió dinero de fuentes norcoreanas, pero éstas no han sido confirmadas hasta ahora.

Una fuente cercana al asunto en China dijo a Daily NK el 21 de julio que un desertor se enteró de la confesión mientras estaba en China, diciendo: “A principios de junio, una mujer de veintitantos años abandonó la provincia de Ryanggang y entró en China. Le dijo a un conocido en la zona que estaba involucrada en el asesinato del pastor Han “.

Según la fuente, este conocido estaba involucrado en el contrabando de chatarra y hierbas medicinales entre Corea del Norte y China. El Ministerio de Seguridad del Estado de Corea del Norte descubrió que había cruzado ilegalmente la frontera decenas de veces y lo utilizó como chantaje para persuadirla de convertirse en informadora a partir de octubre de 2015.

A partir de mediados de febrero de 2016, estudió y registró los movimientos del Pastor Han, informándolos a la oficina del MSS correspondiente.

“La joven recibió elogios y recompensas por su contribución después de que el asesinato fue llevado a cabo. También le dijeron que sería castigada severamente si la información sobre el asesinato se filtrara”, agregó la fuente.

Según una fuente independiente con conocimiento del asunto en China, la mujer se sorprendió al recibir la recompensa, y luego escuchó la impactante historia de lo que realmente sucedió a través de unos comerciantes chinos: en lugar de una operación de secuestro, fue un asesinato. Los rumores se arremolinaban alrededor de China de que la persona detrás del ataque era un norcoreano.

“Ella se sorprendió al saber que había formado parte en un asesinato, y comenzó a sentir desprecio por Corea del Norte. Fue entonces cuando decidió desertar. Ella sentía una gran culpa por su parte en el crimen y despreciaba al MSS por manipularla de esa manera”, dijo, agregando que las autoridades norcoreanas la manipularon y la usaron habitualmente, e incluso la asaltaron sexualmente.

“El oficial del MSS a cargo e incluso un agente del Ministerio de Seguridad del Pueblo (MPS, la policía de Corea del Norte) que sabía de su situación abusó sexualmente de ella. La abusaban de todas las maneras imaginables, como persona y como mujer.

* Editado por Lee Farrand