Pyongyang vivió a finales de los años 90 una hambruna que dejó varios cientos de miles de muertos

Leer en El Comercio