Kang Chol-hwan, castigado con su familia por un presunto crimen del abuelo, contó en sus memorias cómo lo obligaron, junto a los demás detenidos, a destrozar con piedras los cadáveres de dos militares ahorcados

Leer en Infobae